Por Diego Aspillaga
12 junio, 2020

Peyton y Connor Plessala decidieron dejar todos sus proyectos universitarios de lado y dedicar sus vidas a los demás a través de la religión. Saben de la importancia de la espiritualidad en estos difíciles momentos causados por el coronavirus y ahora están listos para ayudar a otros a pasar la crisis con Dios a su lado.

El coronavirus ha causado graves estragos en todo el mundo. Esta enfermedad, detectada a fines del año pasado en la ciudad china de Wuhan, ha obligado a toda la población mundial ha poner de su parte para terminar con la crisis.

Mientras nosotros nos quedamos en casa y respetamos las medidas de aislamiento para controlar al virus, médicos, enfermeras, policías y otros trabajadores esenciales están afuera arriesgando sus vidas para mantenernos a salvo.

AP

Pero si bien estas heroicas personas nos están salvando de la enfermedad, estos no nos pueden ayudar a superar la incertidumbre, el miedo y la falta de fe en el futuro que esta pandemia también nos ha impuesto.

Es en este ámbito, en el espiritual y el emocional , en que los líderes religiosos pueden ser considerados también como trabajadores esenciales que desempeñan una importante labor en mantenernos positivos, alegres y con esperanza en el futuro.

Pixabay

Así lo saben perfectamente estos dos hermanos de Estados Unidos que decidieron transformarse en sacerdotes católicos y que celebraron su ordenación al mismo tiempo: saben que ahora tienen todas las herramientas para esparcir la palabra de Dios y ayudar a los demás durante estos tiempos difíciles.

Los hermanos Peyton y Connor Plessala saben de la importancia de los guías espirituales en estos tiempos difíciles y están listos para ayudar: ambos fueron ordenados como sacerdotes católicos el mismo día.

Catholic News Agency

Hay muchos caminos que los dos jóvenes podrían haber elegido para sus vidas, pero finalmente, el mes pasado, llegaron al mismo lugar, acostados boca abajo frente al altar, dando sus vidas al servicio de Dios y la Iglesia Católica.

Ambos hermanos fueron ordenados al sacerdocio el 30 de mayo en la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción en Mobile Estados Unidos, en una misa privada, debido a la pandemia.

“Por alguna razón, Dios eligió llamarnos y lo hizo. Y tuvimos la suerte de contar con los fundamentos de nuestros padres y de nuestra educación para escucharlo y luego decir que sí ”, dijo Peyton a CNA.

Pixabay

Peyton, de 27 años, dice que está muy emocionado de comenzar a ayudar con las escuelas y la educación católicas, y también de comenzar a escuchar confesiones.

“Pasas tanto tiempo en el seminario preparándote para ser efectivo algún día. Pasas tanto tiempo en el seminario hablando sobre planes, sueños, esperanzas y cosas que harás algún día en este hipotético futuro … ahora está aquí. Y así que no puedo esperar para comenzar «.

Mientras Connor tenía claro su llamado al sacerdocio, el camino de Peyton fue un poco más complejo: su vocación por ayudar a los demás lo llevó a estudiar medicina primero antes de responder al llamado divino y ayudar a las personas de una forma más interna y espiritual.

Pixabay

Ahora, con los dos nombrados sacerdotes de la Iglesia Católica, estos dos hermanos se sienten listo para esparcir la palabra de Dios y ayudar a los demás a pasar los difíciles tiempos de pandemia a través de la religión, de la paz y de la espiritualidad.

Puede interesarte