Por Camilo Morales
5 mayo, 2022

Los ancianos José y Antonio da Costa vivían a 30 kilómetros de distancia y por diversos motivos perdieron el contacto. Ahora que les dieron de alta prometieron volver a juntar a sus familias.

Por diversas razones, hay veces en que miembros de un clan familia se distancian y nunca más vuelven a verse otra vez. Eso les puede ocurrir incluso a hermanos que en algún momento de sus vidas fueron muy cercanos.

Uno de estos casos es el de José y Antonio da Costa, dos hermanos que estuvieron 15 años sin verse y se reencontraron en el lugar menos esperado: la sala de un hospital en Brasil.

Hospital Taperoá

Según información de Razoes Para Acreditar, los hermanos vivían a poco más de 30 kilómetros de distancia, pero por diversos motivos habían estado alejados hasta que se toparon en el Hospital General de Taperoá por diversas dolencias.

En el caso de José, de 86 años, una complicación a la lengua lo obligó a tener que someterse a una operación. Mientras tanto, su hermano Antonio fue hospitalizado porque tenían que realzarle muchos exámenes a la vez.

Hospital Taperoá

Al equipo médico les llamó la atención que justo dos pacientes con el mismo apellido fueran hospitalizados con una poca diferencia de horas, por lo que los médicos consultaron con la familia de ambos y se llevaron una sorpresa: eran dos hermanos que no se veían hace 15 años atrás.

Según la gerente de enfermería del hospital, Iara Alcántara, “uno vivía en una finca en la ciudad de Livramento y el otro en la ciudad de Taperoá. Se perdió el contacto y desde entonces no se volvieron a ver“.

Hospital Taperoá

La familia fue notificada sobre esta coincidencia y decidieron que ambos hermanos debían reencontrarse. Fue así que Antonio fue llevado hasta la habitación de José y los hermanos pudieron verse las caras tras más de una década de separación.

Fue un gran encuentro, aunque fue en el hospital, fue emocionante. Ni siquiera conocíamos a nadie de la familia de mi padre. Está muy bien, está feliz. Llamamos todos los días para ver cómo está mi tío José“, dijo Beatriz Alves, hija de Antonio.

Hospital Taperoá

Los dos hermanos se reconocieron inmediatamente cuando sus camas fueron puestas una al lado de la otra. La emoción fue tan grande que ambos se tomaron de la mano.

El mismo día de ese conmovedor reencuentro, los dos hermanos recibieron el alta y ahora se encuentran descansando en sus casas junto a sus familias. Sin embargo, este suceso los dejó con ganas de que las familias se junten nuevamente en algún momento.

Puede interesarte