Por Cristofer García
15 abril, 2021

Joel Silva, un joven de 22 años, quedó seleccionado recientemente en Medicina en la Universidad Federal de Pará, en Brasil. Ayudaba a sus padres a trabajar mientras estudiaba.

Quienes se dedican a luchar desde jóvenes por sus sueños estarán cada vez más cerca de lograrlo. Eso lo sabe muy bien Joel Silva, un joven de 22 años de Terra Firme, Belém, Brasil que empezará a cursar Medicina en la Universidad Federal de Pará.

Joel es hijo de dos recolectores de basura, Ducilene Barros y Jonas de Jesus, quienes a pesar de no contar con estudios universitarios, le han enseñado a su hijo a través de los valores y el ejemplo para que conquiste las metas que se ponga en la vida.

Por eso, cuando la familia se enteró que Joel había sido seleccionado entre los estudiantes para esta carrera de salud lo festejaron en grande, porque se trataba de una gran conquista alcanzada.

Unsplash (foto referencial)

Esto cobra mayor valor al saber que Joel trabaja junto a sus padres como recolector y en las horas que no está laborando es cuando puede estudiar. Eso no le ha impedido sacar buenas calificaciones y así destacar académicamente.

Además, el dinero que gana lo ha invertido en cursos en línea para mejorar su probabilidades de quedar seleccionado en esta carrera. También tuvo que estudiar con libros donados pero ahora los resultados ahora son satisfactorios y cumplió con su objetivo.

“Estudiar en una pandemia es un desafío y lo más difícil es mantener la rutina de estudio, pero tuve una gran oportunidad, que fue el material donado por la gente donde vamos recolectando basura. Interactuamos con la gente en el trabajo y puedo decir que este material donado fue lo que salvó mi viaje”, comentó.

Unsplash (foto referencial)

Desde noviembre de 2020 dejó de trabajar con sus padres para concentrarse en el examen final y luego volvió a trabajar, pero ahora como vendedor en un pequeño local donde vive.

“Desde más joven siempre quise trabajar en las áreas biológicas y en una profesión en la que pudiera contribuir a alguna transformación social, pero me faltó confianza. Esta vez funcionó. Espero que esta formación sea una experiencia transformadora en mi vida y en el entorno que me rodea, que es una periferia”, dijo.

“A pesar de las dificultades, si la persona realmente se enfoca en dónde quiere estar en el futuro y cómo llegar allí, si tiene apoyo tanto espiritual como familiar, estas son cosas fundamentales para lograr metas como la mía”, agregó.

Familia Silva

No dejará que ningún obstáculo lo separe de sus sueños.

Puede interesarte