Por Isidora Fuenzalida
28 diciembre, 2020

“Puedo mirar a mi novia, a mi madre, a mi padre, a mi hermano y a mis compañeros a los ojos y saber que estoy viviendo una vida honesta y pacífica”, señaló el esforzado joven.

Jonathon Macleod, un joven de 24 años de Motherwell, en Escocia, logró dar un giro completo a su vida en la cuarentena por la pandemia del Covid-19.

Macleod comenzó a consumir cocaína cuando tenía 15 años y no paró hasta que la cuarentena lo obligó a no salir. Este verano comenzó a  asistir a reuniones de Cocaína Anónima (CA) y se embarcó en un programa de 12 pasos para dejarla.

Twitter

Cuando comenzó el brote de coronavirus, Jonathon siguió consumiendo cocaína. El joven se dio cuenta que el aburrimiento, el aislamiento y el tiempo libre lo llevaron a consumir aún más. Fue en ese momento, cuando vio que su vida se destruía debido a su adicción, que decidió hacer algo al respecto.

“Estaba extremadamente ansioso y paranoico, me sentía inútil y vacío y estaba lleno de culpa por la forma en que había estado tratando a mi pareja, familia y amigos. No importaba quién estaba en mi vida o lo que tenía en la vida, no podía parar aunque quisiera”.

–señaló el joven a UNILAD

Twitter

Jonathon cambió su estilo de vida y destinó su tiempo libre para asistir a reuniones de CA y aprendiendo más acerca de su enfermedad y su salud mental. Actualmente están en el paso 10 de los 12 y ya lleva más de 90 días sobrio. Está orgulloso de su esfuerzo, nunca pensó que lo lograría.

“A veces lloraba hasta dormirme o no dormía nada, tratando de decirme a mí mismo que parara y que usara mi fuerza de voluntad para no volver a hacerlo, sin embargo siempre volvía a consumir, a menudo lloraba incluso mientras me metía cocaína en la nariz. Saber que iba por mi vida con una falsa personalidad y ego me paralizaba cada vez que me quedaba solo con mis propios pensamientos”.

–dijo Macleod en la entrevista–

Twitter

El joven afirmó que le llevó mucho tiempo darse cuenta que no podía permanecer sobrio por sí mismo y que si no dejaba la cocaína, terminaría muerto. Sin embargo, el apoyo de su familia, de su novia, de sus amigos y de las reuniones de CA, lo ayudaron a superar su adicción.

 “Puedo descansar la cabeza por la noche y dormirme sabiendo que me estoy esforzando al máximo para ser una buena persona y que no estoy cargando con ninguna mentira. Puedo mirar a mi novia, a mi madre, a mi padre, a mi hermano y a mis compañeros a los ojos y saber que estoy viviendo una vida honesta y pacífica”.

–señaló a UNILAD

Twitter

Jonathon está contento y orgulloso de su logro. Siente la necesidad de animar a los demás a que cambien y apenas termine su programa, trabajará con los recién llegados a CA para ayudarlos con sus adicciones.

Puede interesarte