Por Felipe Costa
11 marzo, 2021

Adam Castillejo fue por años conocido como “El paciente de Londres”, hoy se le conoce más como “El embajador de la esperanza”. Lleva más de 40 meses libre del VIH y su tratamiento abre las puertas para que futuros pacientes se puedan curar de uno de los virus más temidos por la humanidad.

Por mucho tiempo se desconocía su identidad y fue designado por la comunidad científica como “El paciente de Londres“. Su nombre es Adam Castillejo y es un Venezolano que se sometió a un duro e intenso tratamiento, el cual, le permitió librarse de una de las enfermedades más temidas por la humanidad. El camino no fue fácil y los doctores le advirtieron de lo experimental del proceso, pero tener una pequeña posibilidad le bastó para ser voluntario.

The New York Times

Hace poco más de dos años, se anunció la increíble noticia de que un segundo paciente en la historia había sido curado del VIH, pero no fue hasta ahora que Castillejo decidió revelar su identidad. Hasta el día de hoy, lleva ya 42 meses libre del virus, según el estudio revelado por The Lancet.

El primer paciente curado en su totalidad fue el conocido Timothy Brown, en 2011, quien fue conocido como “El paciente de Berlín”. Estos dos hitos en la ciencia comienzan a marcar un antes y un después en los tratamientos de este tipo.

El País

Sin embargo, aún es muy pronto como para considerar este procedimiento en una escala masiva. Según los científicos, la terapia no está hecha para todos los pacientes y su agresividad no permite que sea fácil de soportar. El tratamiento ocupa células madres de donantes especiales, inicialmente ocupadas para el cáncer hasta que se dieron cuenta que atacaban el virus del VIH.

Está considerado como una última alternativa debido a lo fuerte que puede repercutir en el sistema inmunológico. Las medicinas convencionales permiten vivir una vida prácticamente normal, con los debidos cuidados, pero las relacionadas con esta terapia suelen ser muy violentas, por lo que personas como Castillejo o Brown, son afortunados valientes que aguantaron pese a las molestias.

Apoyo – Pixabay

Castillejo es hoy considerado el “Embajador de la esperanza” al ser el caso más reciente tratado con la tecnología más moderna. Si bien aún no se puede masificar la cura, los avances de este tipo son cada vez más acelerados y optimistas.

The New York times

El venezolano no solo tenía VIH, luego se enteró que tenía un cáncer a la médula en fase 4, prácticamente terminal. Tras recibir un trasplante, no solo pudo curarse del cáncer, sino que los doctores detectaron que las células madres remplazaron su sistema inmune por uno resistente al virus, lo que otorgó la posibilidad del tratamiento experimental.

Personalmente se siente un agradecido más que un elegido. Simplemente le tocó ser afortunado, de estar en el lugar correcto en el momento correcto. En lo más profundo de su corazón, espera que todos aquellos pacientes de VIH puedan acceder a una cura, pero reconoce que para eso aún habrá que esperar un buen tiempo.

Puede interesarte