Por Felipe Costa
3 diciembre, 2020

La pareja no se veía desde marzo, cuando Patricia ingresó al hogar de ancianos. Ya esperan juntos la entrega de la vacuna Pfizer.

Debido a la pandemia de coronavirus, miles de personas en el mundo han tenido que verse obligadas a vivir separadas de sus familiares más queridos, y entre estas personas se encuentran los mas ancianos, un grupo de riesgo sin dudas ha visto pasar lo más duro del distanciamiento social, más aún cuando se trata de tener que separarse de sus parejas.

Reuters

Bob Underhill es un hombre de 84 años ha contado cada día de la cuarentena esperando a que la crisis pase, esto último porque su esposa Patricia, de 82 años, que padece Alzheimer ha estado viviendo en un hogar de ancianos durante meses, alejada de su marido debido a las restricciones sanitarias.

Ambos vivían juntos, es más, Bob era quien se dedicaba a cuidar a Patricia hasta que en marzo se rompió la cadera, obligándola a tener que ser asistida en un hogar de ancianos en Londres.

Debido al gran avance del COVID-19, las restricciones no tardaron en hacerse presentes como medidas de control de la ciudad, por lo que Bob no pudo ver a su esposa durante meses, sintiéndose abrumado por la situación.

Reuters

El reencuentro entre ambos se dio recientemente, en el Centro de Enfermería de Chiswick, luego de que los hogares de ancianos tuviesen la oportunidad de brindar a los visitantes test rápidos de coronavirus, lo que permitió a ambos poder verse nuevamente, aunque eso significara de una “nueva forma”.

Ambos tenían que respetar la distancia de los 3 metros, aunque al principio a Bob se le permitió, usando guantes y mascarilla, acercarse a Patricia quien seguía en silla de ruedas, besarla y abrazarla.

Reuters

El encuentro fue sumamente emotivo, el primero desde marzo, cuando el hombre de 84 años pudo visitarla un par de veces antes del la prohibición total. Una vez avanzados en una fase de reapertura, la pareja ingresó a una lista de 400 grandes hogares a los que se les envió un kit prioritario de test rápido de coronavirus.

Reuters

La buena noticia es que como plan del gobierno británico, los mayores de 80 años estarán primeros en las lista de entrega de la nueva vacuna de Pfizer que ya fue aprobada para su implementación en el territorio inglés, lo que permitirá a parejas como Bob y Patricia poder verse y volver un poco más a la normalidad que tanto desean.

Puede interesarte