Por Alejandro Basulto
4 diciembre, 2019

Bob Johnson tuvo aguantar un día más con su cáncer, para poder descansar tranquilo sabiendo que el amor de su vida se había ido en paz.

Uno de los compromisos en el matrimonio, es la famosa e icónica promesa de estar juntos, como pareja, hasta que la muerte los separe. Una declaración fuerte, que dice mucho del nivel de seriedad que conlleva una boda y el hecho de que casarse con otra persona significa dedicar el resto de los días de uno para estar a su lado, y en ayudarla como también apoyarla en lo que requiera.

KARE 11

Sin duda alguna, un casamiento es un momento inolvidable en la historia de cada persona, debido a que tiene un carga muy fuerte, que exige mucho sacrificio y capacidad de comprometerse con el otro. Porque si no, el matrimonio carecerá de su esencia, existiendo el riesgo de que se quiebre junto con la relación de ambos.

KARE 11

Algo que entendieron muy bien la pareja de Minnesota conformada por Bob Johnson y su esposa, Corinne. Ya que ambos vivieron 68 años juntos, demostrando una dedicación, un amor por el otro, que era digno de una de las películas románticas más bellas que pueda llegar a filmarse. Debido a que no solo en vida estuvieron siempre ahí para el otro, sino que también cuando falleció Corinne a sus 87 años, Bob Johnson por fin pudo descansar de su cáncer, muriendo 33 horas después, a sus 88 años, sabiendo que no dejó a su esposa sola.

“Pensé que parecía que podría durar por semanas (…) Tan pronto como mamá murió, él fue cuesta abajo y murió en un día. Es difícil imaginar que sea una coincidencia”

– declaró Bruce Johnson, uno de los hijos de la pareja, a Kare, un medio afiliado de NBC.

KARE 11

La pareja se conoció tras que Bob se convirtiera en el mejor amigo del hermano de Corinne, creciendo juntos en el condado rural de Nicollet. Para el año 1951 se casaron, tras que Bob pasara la mayor parte del día de su casamiento trabajando en el campo junto al hermano de su futura esposa.

KARE 11

De este matrimonio surgieron siete hijos, 14 nietos y 15 bisnietos, criándose los primeros en Norseland Eastview Farm, donde vivió esta pareja por 67 años. Bob tenía la fama de siempre hacer pasar a su esposa primero, sea en una fila o como muestra de educación al entrar a un lugar, por lo que su muerte tras la de ella, tiene mucho sentido.

Puede interesarte