Por Constanza Suárez
27 noviembre, 2019

Sus creaciones son el único sustento de Crescencio León Mendoza . Su vecino le enseñó a tejer.

Para Crescencio León Mendoza ni la edad ni los estereotipos de género son un problema. A sus 89 años se dedica al arte milenario de tejer prendas de lana. Chal, gorritos, calcetones, todos con sus propias malos. 

Al mexicano su vecino le enseñó a tejer. “Les dije, enséñenme tantito a tejer, y aprendí y aprendí, y ya rápido tejo las cosas”, contó a Tele Diario. Su historia se volvió viral en las redes, conmoviendo por su espíritu emprendedor. 

Telediario

Es que más que un pasatiempo, Cresencio teje para sustentarse. Vende sus creaciones para poder sobrevivir. 

«Soy del estado de Toluca (sic). Allá trabajo, hago mi material, para alimentarnos, por eso salgo a vender, hacer la lucha. Traigo pura cosa buena, no cosa mala. No traigo usado, nada, pura cosa nueva», dijo.

Milenio

Orgulloso mostró a la estación de televisión las bellas piezas que teje con sus agujas de madera y que vende en los escalones de una tienda de autoservicio.

“Nos tardamos un día porque tenemos que hilar la lana, lavar, luego escaldarlo, luego hilarlo, luego ya empezamos a trabajar”, contó León Mendoza.

Telediario

Durante noviembre y diciembre Cresencio viaja 12 horas en autobus a Ciudad de Monterrey, donde vende ropa de abrigo que él mismo hace durante el resto del año, en su natal Toluca. 

“Venimos a vender aquí. Tejo y lo almaceno. Guardando, guardando, guardando, acercándose la temporada ya me vengo a vender”, dijo.

Telediario

Sus creaciones tejidas son su único ingreso y al enterarse de aquello, muchas personas decidieron buscarlo para comprar su trabajo y así ayudarlo.

Telediario

 

 

 

Puede interesarte