Por Ignacio Mardones
31 octubre, 2017

Cuando le preguntaron si haría algo diferente, dijo: “Si pudiera hacerlo todo de nuevo, la haría el doble de grande”.

Casos como el de Don Justo, un hombre de 90 años que vive en Madrid, son únicos. Él ha pasado más de la mitad de su vida construyendo una catedral. Lo ha hecho todo por sí mismo. No tiene permisos, tampoco ha recibido ayuda de instituciones ni del gobierno. Su meta está clara: construir un templo para Dios. Si hay alguien que tiene fe, es este hombre.

A Don Justo no le queda mucho tiempo de vida y no está claro quién seguirá la construcción una vez que haya muerto

Don Justo trató de convertirse en monje, pero luego de entrar a la iglesia fue expulsado por las autoridades. Según ellas, Justo era demasiado devoto, tenía una motivación muy grande para la institución…

En el video se le puede ver trabajando en las alturas, perfeccionando cada ventana y muralla de su magnífica catedral

A continuación puedes conocer más sobre su proyecto y sobre las razones que lo llevaron a dedicarse a esta tarea monumental:

httpv://youtu.be/pp_zBM2pDN8

Debido a los materiales reciclados que utiliza, la estructura no tiene los certificados de seguridad. Esta es una de las razones por las que no ha obtenido los permisos. A pesar de lo precario de la obra, ningún alcalde se ha atrevido a paralizar el trabajo de Justo, pero quizás su fin llegue antes de lo que pensamos…

Puede interesarte