Por Diego Aspillaga
12 mayo, 2020

Shushil Kumar, de 63 años, le pidió a su esposa e hijos que pensaran en los más desposeídos cuando partiera. Harán todo lo posible por aguantar el dolor y cumplir sus deseos.

Sushil Kumar era un inmigrante orgulloso que se estableció en Queens (Nueva York, Estados Unidos) y más tarde en Long Island después de abandonar la India hace más de 30 años.

Alegre energético, optimista y amante de su familia, este hombre llegó a Estados Unidos con el sueño de proveer a su familia y lograr cumplir con el codiciado «sueño americano», pero sin dejar su humanidad de lado. La idea de Sushil era avanzar y triunfar en la vida sin pisotear a nadie más.

Tal era su compromiso con los demás que hace años dejó instrucciones detalladas sobre cómo manejar su muerte, pidiendo que su familia no gastara demasiado en arreglos y en su lugar usara el dinero para ayudar a alimentar a las personas que viven sin hogar, publicó Buzzfeed News.

Familia Kumar

La familia de Sushil Kumar aplaudió la abnegación y humildad del padre de familia, pero nunca esperaron que tendrían que seguir sus instrucciones de una manera tan anticipada, pero así fue debido al coronavirus.

El padre de familia se sintió débil y decidió ir al médico para hacerse el examen del COVID-19, fue internado y unas semanas después falleció inesperadamente. Tenía 63 años.

AP

Sushil comenzó a sentirse enfermo a fines de marzo: primero dolor de garganta, luego fiebre. Fue ingresado en el Hospital de la Universidad de North Shore, donde dio positivo por COVID-19. Una semana después lo pusieron en un ventilador. Una semana después de eso, después de algunos signos de mejora que aumentaron las esperanzas de la familia de que pronto podría respirar por su cuenta, Sushil entró en shock séptico y murió, detalló Prabha, su viuda.

La familia de este padre amoroso se veía en tremendas dificultades. Además de despedir a Sushil como se merecía y llorar su partida, tenían que hacerlo según sus costumbres hindúes, respetar las medidas preventivas y de distanciamiento social y ademas gastar lo menos posible para donar el resto del dinero a los más necesitados.

Familia Kumar

Prabha y sus hijos, Arjun y Arvind, tuvieron que adaptar sus costumbres hindúes para la ceremonia de despedida, que se hizo vía Skype. Un sacerdote los guió en oración por cámara web mientras que amigos y familiares, más de 100 de ellos repartidos por todo el mundo, llamaron a Zoom para los servicios conmemorativos durante el período de luto de 13 días.

Y a pesar de todas las complicaciones, la dolida familia honró los deseos de Sushil lo mejor que pudieron y estableció un programa de donaciones con la Coalición para las Personas sin Hogar en Nueva York.

Pixabay

«Una cosa acerca de mi padre es que siempre fue alguien que, en el sentido positivo de la palabra, era un estafador», dijo Arvind, el hijo más joven, en una entrevista telefónica con BuzzFeed News. «Si alguna vez tuviera un objetivo en mente, haría lo que fuera necesario para lograr ese objetivo».

 Mientras su familia llora su partida, al menos el ejemplo y el legado solidario de este padre amoroso y consciente sigue vivo. 

Puede interesarte