Por Monserrat Fuentes
7 noviembre, 2018

El amor de madre hizo posible que este hombre de 48 años recobrara la conciencia después de pasar por un fuerte accidente.

Cuando Wang Shuboa tenía 36 años de edad (en el año 2006) sufrió un grave accidente automovilístico que lo dejó en estado vegetal, en ese momento el mundo de Wei Mingying, su madre, se vino abajo. Su adorado hijo entró en coma y las posibilidades de que despertara eran muy escasas.

Sin embargo, la mujer que ahora tiene 75 años, nunca perdió la fe y convencida de que Shuboa despertaría cuidó de él día y noche sin descanso.

Beijing News
Beijing News

La anciana gastó todos sus ahorros e inclusive pasó periodos sin comer para poder costear los gastos del tratamiento de su hijo. Sabía que rendirse no era una opción.

“Hubo un tiempo en el que no comía en un mes entero porque éramos muy pobres“, dijo Wei a Beijing News. “Mi boca, mi lengua estaba toda seca. Sólo bebía agua”. A lo largo de los años perdió 20 kilos, pesando apenas 30 kilos, lo mismo que un niño de nueve años.

Pasaron 12 años y el anhelo de la madre se convirtió en realidad, asegura Mirror, el hombre, que ahora tiene 48 años, abrió los ojos y le regaló una sonrisa a su madre.

Beijing News
Beijing News

A pesar de que no puede hablar ni moverse, sí puede escuchar y mover la boca,”estoy muy feliz, espero que se recupere completamente”, dijo la mujer al Beijing News, “nunca me rendiré con él“, finalizó.

La historia de esta madre conmovió a toda China y al mundo, demostrando lo que el amor de madre puede llegar a hacer.

Puede interesarte