Por Felipe Costa
16 febrero, 2021

Pak Arifin se sentó en la misma esquina cada día desde inicios de los 70’s con la esperanza de reencontrarse con su amor perdido. De joven, le prometió a su amante que tras la estabilización política la esperaría en el lugar que habían prometido. “El poder del amor”, se lee en su epitafio.

Cuando el corazón se enamora perdidamente de otra persona, es capaz de entregar su vida por quien más ama y de múltiples maneras. Pak Arifin es un hombre que pasó hasta el último de sus días cumpliendo una promesa, con la esperanza de volver a ver a su otra mitad, sin embargo, su larga vida entregado a tal compromiso llegó a su fin tras una muy larga espera.

adiphpin

Pak Arifin vivía en Malang, Indonesia y desde los años 70 se sentaba en la misma esquina, desde primera hora de la mañana hasta largas horas de la noche, luego volvía a su casa y al otro día repetía la rutina. De esta forma lo hizo incesantemente, siendo reconocido por todo el barrio y convirtiéndose en un personaje local. Todos sabían su historia, pero no sabían como ayudarle.

Pak se sentaba en la esquina, según cuentan, para reencontrarse con su único y verdadero amor perdido. Al lado de una tienda y bajo un árbol pasó hasta el último de sus días esperando a alguien que nunca llegó.

Solotrust

La historia que ronda en Malang y publicada en Twitter ,es que tras incidentes políticos, Pak fue separado de su pareja, pero antes de verse por última vez, ambos prometieron volver a juntarse en la misma esquina en que se veían siempre una vez que la ciudad estuviese a salvo. Arifin cumplió su promesa y tras la vuelta a la estabilidad, comenzó a ir cada día al mismo sitio.

Lamentablemente, de su amante no se supo nada más, se perdió el rastro casi totalmente. Es más, cuando pasó el tiempo y la gente supo más de él, intentaron dar búsqueda a la mujer, pero jamás se encontraron pistas. No se sabía si estaba viva o muerta, tampoco si seguía en el país, lo único cierto es que la lealtad de Pak era inquebrantable.

adiphpin

Un día, los habitantes del barrio se llevaron la peor noticia. Pak fue encontrado en la acera tirado en el piso y con moretones, con marcas de que lo habían golpeado, se le trasladó al hospital pero terminó sucumbiendo por las heridas.

adiphpin

Ahora, yace en las paredes de su esquina un epitafio en su honor, con la frase “El poder del amor” y contando en breve la historia de Pak Arifin, quien será recordado por esperar a su pareja fielmente hasta el último de sus días.

Puede interesarte