Por Camilo Morales
2 agosto, 2022

La discusión ocurrió en uno de los buses que están delimitados como “zonas rosas”, que son exclusivos para mujeres. La joven, Graciela Olvera, denunció la situación pero fue increpada por otra pasajera. Tuvieron que respetarle la identidad de género al chico.

En Ciudad de México existen varias políticas para prevenir el acoso y el abuso sexual contra las mujeres en el transporte público. Una de esas políticas son las “zonas rosas” que están delimitadas tanto en autobuses de la red de Metrobús, como en los vagones del Metro.

La idea es que las mujeres puedan sentirse más seguras en aquellas zonas que, en teoría, estarían libres de hombres. Sin embargo, hay veces en que esa regla no se respeta mucho.

Twitter @GracielaOlverah

Según SDP Noticias, eso fue lo que captó hace unos días una usuaria de Twitter, llamada Graciela Olvera, quien denunció a través de la red social que había varios hombres que se habían subido a los buses de mujeres en la capital mexicana.

La chica se enfocó principalmente en uno de esos hombres que estaba sentado en los asientos rosa que delimitan la zona exclusiva.

Twitter @GracielaOlverah

Pero la discusión escaló rápidamente y se tornó más agresiva cuando una mujer intercedió en la situación y criticó a Graciela por su denuncia. Según el registro, la mujer iba junto a su marido por lo que se sintió aludida y comenzó a insultar a la reportera.

La desconocida, que también viajaba junto a su hijo pequeño, acusó a Graciela de acoso por grabarlos sin consentimiento y además le recriminó que los hombres sentados en el vagón de mujeres en realidad “no le estaban quitando nada“, ya que había otros asientos vacíos.

Twitter @GracielaOlverah

Graciela le respondió que no tenía que ver con que los hombres les “quiten” los asientos, sino que con civilidad y respeto por las reglas establecidas para las zonas que fueron delimitadas como exclusivas para mujeres.

Twitter @GracielaOlverah

Lo más sorprendente fue que en un momento de la discusión el joven que estaba sentado en la zona exclusiva miró a la cámara y se defendió del ataque. “Hay una cosa que se llama derecho a la libre expresión y uno es libre de escoger el género que quiere ser. Yo quiero ser mujer en este momento, voy a ser mujer. ¿Entonces, por qué me molestas? Soy mujer“, dijo.

Finalmente la disputa se acabó y la joven publicó lo sucedido en sus redes sociales, en donde se generó un gran debate sobre lo poco que se respetan las reglas de las zonas exclusivas en el transporte público. De hecho, otras jóvenes aprovecharon la publicación para dar cuenta de otras denuncias similares.

Puede interesarte