Por Camilo Morales
3 agosto, 2022

“Sé que mientras mis piernas sigan siendo lo suficientemente fuertes para caminar, Jan y yo seguiremos disfrutando de esos largos paseos por el bosque”, dijo Rick Dorothy.

A pesar de que las enfermedades graves suelen parecer un impedimento para que las personas puedan realizar sus vidas normales, muchas veces los pacientes logran llevar un equilibrio entre sus complejos tratamientos y sus actividades cotidianas.

Pero para eso también requieren tener una red de apoyo que sea sólida y firme, y así poder contar con personas en su vida que puedan servir de soporte emocional cuando se requiera.

Getty Images

Y alguien que tiene la fortuna y el privilegio de contar con alguien así es Jan Dorothy, una mujer con esclerosis múltiple que lleva 15 años casada con Rick, pero que a pesar de su enfermedad no dejó de pasear junto a su esposo.

Según información de Love What Matters, sus vidas se juntaron luego de pasar por otros matrimonios anteriores fallidos. Apenas se enamoraron supieron que querían casarse y tener hijos.

Rick Dorothy

La realidad los golpeó cuando Jan se dio cuenta que una de sus piernas comenzó a arrastrarse de a poco mientras caminaban. Al comienzo pensó que se trataba de entumecimientos y calambres, pero luego de una visita al médico se reveló un triste diagnóstico: Jan tenía esclerósis múltiple.

Rick explicó que en ese momento sintió que el futuro “era cada vez más sombrío“, ya que no sabían cómo seguirían sus vidas entre los diagnósticos, el desarrollo de la enfermedad y los costosos tratamientos.

Rick Dorothy

Jan hasta el día de hoy nunca ha llorado ni una vez, y nunca se ha quejado o sentido pena por sí misma. Ojalá pudiera decir lo mismo de mí. Pero decidí que haría todo lo que estuviera a mi alcance para que su vida fuera lo más normal posible“, dijo él.

La salud de Jan fue deteriorándose tan rápidamente que ya no podían hacer esos paseos y caminatas que hacían frecuentemente. Ahí fue cuando la creatividad de Rick, junto con sus habilidades de carpintería, rindieron frutos.

Rick construyó un carrito con ruedas, similar a un bicitaxi, para llevar a su esposa en cada uno de sus paseos. Y el sistema es simple, el carrito cuenta con dos ruedas y una estructura que puede amarrarse a la cintura de Rick, para que éste empuje el vehículo con su propio cuerpo.

Rick Dorothy

Jan estaba encantada con el invento. “Entró, se sentó y dijo. ‘¡Oye, esto es muy cómodo!’ Cuando tomé la delantera y la incliné hacia atrás en su silla, sus ojos se abrieron como platos“, contó.

Para él es importante que la creatividad siempre esté presente en aquellos momentos en que parecemos que nada tiene solución, como lo es una enfermedad grave. “Tomen la vida un día a la vez y cuando la vida les arroje ladrillos, simplemente construyan una escalera para caminar a través de ella“, aconsejó.

Sé que mientras mis piernas sigan siendo lo suficientemente fuertes para caminar, Jan y yo seguiremos disfrutando de esos largos paseos por el bosque“, cerró.

Puede interesarte