Por Diego Aspillaga
25 junio, 2020

Dylan McLee vio el lado más oscuro de la fuerza policial, pero eso no le impidió salvar una vida en peligro. «No importa lo que otras personas me hayan hecho a mí, ni a otros oficiales, pensé: ‘Este tipo merece llegar a casa con seguridad para su familia'», dijo.

Existen personas inocentes que son consumidas por el rencor cuando el mismo sistema que juró protegerlos se vuelve en su contra.

Otras, en cambio, eligen seguir por el camino de la bondad y ayudar aún a quienes los dañaron y les robaron años de sus vidas.

Este es el caso de Daylan McLee, un joven afroamericano que sufrió varios casos de brutalidad policíaca que incluso lo llevaron a pasar un año en la cárcel por un crimen que no cometió. Esto, sin embargo, no le impidió rescatar la vida de un oficial que había sufrido un accidente automovilístico.

Gene J Puskar

Cuando McLee vio a un agente de la ley atrapado en un carro policial estrellado a punto de incendiarse, no estaba pensando en las protestas de brutalidad policial contra las personas negras que se apoderaron de Estados Unidos, ni siquiera el año que pasó en la cárcel después de un arresto ilícito. Lo que McLee, de 31 años, vio fue una persona que necesitaba ayuda.

“Hay valor en cada vida humana. Todos somos hijos de Dios y no puedo imaginar ver a alguien quemarse», dijo a Associated Press. «No importa lo que otras personas me hayan hecho a mí, ni a otros oficiales, pensé:» Este tipo merece llegar a casa con seguridad para su familia «».

McLee estaba en la casa de su padre en Uniontown, Pensilvania, el domingo cuando ocurrió el accidente a las afueras de la casa, inmovilizando al oficial Jay Hanley detrás de una puerta que no se abría, informó ABC News.

6ABC.com

McLee se dirigió rápidamente a la escena y sacó a Hanley del vehículo en llamas, y lo puso a salvo al otro lado de la calle con la ayuda de otro oficial. Hanley fue transportado a un hospital en West Virginia, donde se sometió a una cirugía por una lesión en la pierna.

«Daylan en realidad dijo:» No voy a dejar que muera», dijo el teniente de policía de Uniontown Thomas Kolencik al medio. “Estamos muy agradecidos de que Daylan estuviera en el área en ese momento. Podría haber sido mucho peor».

El momento en que las vidas de los dos hombres se cruzaron fatídicamente se produjo después de varios años de dolor para McLee, estimulado en parte por los agentes de la ley que lo perjudicaron.

Pixabay

En 2016, McLee fue arrestado y pasó un año en la cárcel en espera de juicio antes de ser absuelto por un jurado que revisó las imágenes de video de su arresto.

El incidente ocurrió después de que la hermana de McLee lo llamó para que la recogiera de un bar porque había estado bebiendo y había estallado una pelea. Cuando McLee llegó, según los informes, desarmó a un hombre con una pistola y arrojó el arma a un lado. Sin embargo, cuando salió de la escena, un policía afirmó que McLee había apuntado dos veces un arma en su dirección disparó varios disparos contra él.

Pixabay

En 2018,  McLee presentó una demanda por arresto injusto contra cuatro policías del estado de Pensilvania, alegando que mintieron en un informe policial y falsificaron cargos en su contra.

«Algunas personas pueden pensar que me veo intimidante … y no puedo odiar al policía que me disparó por lo que no sabe», dijo McLee. «No quiero que me llamen héroe. Solo quiero ser conocido como un individuo que es un hombre honrado. No importa … qué o dónde, solo una persona honrada. Y espero que él vea esto y sepa que está perdonado «.

A pesar de su historia, McLee dijo que espera que sus esfuerzos heroicos puedan enseñar a otros la importancia del perdón y la aceptación.

Gene J Puskar

“Simplemente creo que esta es una lección que no importa lo que estemos pasando con la brutalidad policial o con la brutalidad de la gente en la policía, de cualquier forma que sea, esta es la forma en que las cosas deben manejarse y este es el amor que debemos dar y ayudar a nuestra comunidad como civiles «, aseguró.

 

Puede interesarte