Por Camilo Morales
1 septiembre, 2021

Donna y Vanner Johnson se habían sometido a una fecundación in vitro en el año 2007, pero desde la clínica les notificaron que habían unido el óvulo de la mujer con un hombre desconocido. La pareja demandará al recinto de fertilización.

Cuando las parejas no pueden concebir hijos de manera natural recurren a distintos procedimientos que a través de las décadas han avanzado en su eficacia. Algunos de esas intervenciones son las fecundaciones in vitroen la cual la unión entre el óvulo de la mujer y los espermatozoides del hombre se hacen de forma artificial, fuera del cuerpo.

Ese procedimiento entrega cierta seguridad para aquellas parejas que no puedan tener hijos, ya que se realiza en un laboratorio. Sin embargo, para una pareja de Utah, Estados Unidos, el proceso no resultó de buena forma y se enteraron mucho tiempo después.

ABC4 News

Según información de ABC4 News, Donna y Vanner Johnson se quisieron comprar un kit de prueba de ADN con fines recreativos y así poder tener mayor conocimiento sobre su genética familiar y su árbol genealógico.

ABC4 News

Pero ambos se llevaron una muy cruda sorpresa cuando se dieron cuenta que uno de sus dos hijos, que nació luego de una fecundación in vitro, no era hijo biológico de ellos.

ABC4 News

La clínica se comunicó con la pareja, quienes pidieron una explicación, y les dijeron que en la mitad del procedimiento, quienes estaban a cargo, se confundieron y utilizaron espermatozoides de otro hombre para fecundar el óvulo de Donna en el año 2007.

Cuando miré esa página y vi que Donna aparecía como la madre y yo como padre desconocido, pensé qué querían decir con padre desconocido, si yo soy su padre“, comentó Vanner sobre la prueba que se realizaron.

ABC4 News

Tras pasar el primer impacto, la pareja explicó que tuvieron que “superar muchas emociones“, ya que tuvieron que contarle a su hijo que Vanner no era su padre biológico. Pero enfatizaron que el amor por su hijo “no ha cambiado“.

Vanner se comunicó con aquel extraño que había donado sus espermatozoides y que por accidente fecundó el óvulo de Donna y dijo que fue “la conversación más loca que he tenido en mi vida“. Ahora la pareja demandará a la clínica de fertilidad por la negligencia que vino a remecer por completo sus vidas.

Puede interesarte