Por Cristofer García
26 diciembre, 2019

Esta familia sufrió una separación forzada al huir de la guerra en Sudán.

Dyan creía que no volvería a ver a su familia. Luego de estar separado durante cuatro años de su esposa y tres hijos, para él era imposible reencontrarse con ellos. Pero, casi como un milagro, el mayor deseo de su vida fue cumplido. Él solo pudo desplomarse en el suelo mientras lloraba, abrazaba a su familia y agradecía con las manos en el aire.

Toda su historia de dolor empezó cuando huía de la guerra en Sudán. En ese momento, Dyan se vio forzado a separarse de su esposa Alik y sus hijos, al ser reubicados en campos de refugiados al norte de África. Por pérdida en sus documentos de matrimonio, ambos fueron procesados como solteros, lo que llevó a Alik a Fort Worth en Texas y a Dyan a Egipto.

The North Hill

Sin embargo, la suerte de Alik estaba destinad a cambiar. En Forth Worth, una iglesia local, The Village Church, estaba interesada en ayudar a los refugiados que habían llegado a esa ciudad, así como era el caso de Alik y su familia. De ahí nació la relación entre Molly y Mary Claire, dos voluntarias, y  la familia de Alik.

Luego, de la relación con más refugiados en esta localidad, se formó The North Hill, una agrupación que brinda apoyo a quienes encuentra refugio en Fort Worth. Alik en ocasiones hablaba con Dyan, pero él estaba atrapado en el campo de refugiados en Egipto. Por eso mente de Alik se planteó un solo objetivo: reencontrarse con su esposo.

Desde ese momento empiezan los esfuerzos para lograr que Dyan viaje a Fort Worth. Pero no fue fácil. Al aparecer como soltero, no podía optar al reasentamiento en Estados Unidos. Y, aunque las esperanzas eras pocas, Molly y Mary Claire hicieron todo lo posible para ayudar en esa titánica tarea.

Se reunieron con trabajadores sociales, hablaron a congresistas, abogados de inmigración y realizaron todos los trámites. Pero aún así parecía imposible. Sin embargo, la ayuda de una amiga de iglesia y que trabaja en reasentamiento, acercó su sueño un poco más a la realidad. En principio les dijeron que solo un milagro lograría que Dyan viajara a Estados Unidos. Y el milagro ocurrió.

The North Hill

Cuatro años después de ser separado de su familia, Dyan volvió a casa. Las tres mujeres lo esperaban en el aeropuerto, junto con sus tres hijos, de 8 años, 6 años y el hijo de 3 años, que nunca había visto. La escena del reencuentro fue un desgarrador momento para la familia. Pero ya todos están juntos en casa.

Puede interesarte