Por Valentina Miranda
12 enero, 2022

Paul Boggie dio un giro positivo a su vida luego de vivir años de adicción a la heroína. Con la ayuda de una ONG y de sí mismo, logró dejar para siempre el vicio que le estaba afectando.

Todas las personas cometemos errores en la vida que pueden desencadenar graves problemas a futuro, perjudicando lo que tenemos alrededor y a nosotros mismos.

No importa lo tarde que parezca, siempre es buen momento para corregirlos y reivindicarnos para darle un giro positivo a nuestra vida. Paul Boggie, de 42 años, es un hombre británico que conoció el lado más oscuro de su historia para contarlo.

Archivo personal: Paul Boggie

Boggie escribió un libro llamado “Heroin to hero“, traducido al español como “De heroína a héroe”, en el que compartió sus vivencias como adicto a las drogas, específicamente a la que el título menciona, y el cómo logró apartarlas de su vida por completo.

Su adicción empezó a los 18 años de edad, cuando probó la heroína en un auto junto a otras personas. “Estaban todos hacinados en un pequeño Ford Fiesta y solo vi el destello del papel de aluminio, pero no sabía qué era”, detalló Boggie en su libro.

Archivo personal: Paul Boggie

“No había agujas, cucharas ni cinturones”, contó el autor en su obra, siendo este su primer acercamiento a la droga que lo condenó por años.

Con el paso del tiempo se dio cuenta de que se desesperaba cuando no tenía la sustancia en sus manos, y apenas la obtenía su felicidad era enorme. “Recuerdo que cuando finalmente obtuve el medicamento, me sentí increíble. Todos los dolores físicos, los escalofríos, la nariz y los ojos rojos desaparecieron. Pero luego pensé, ‘Oh no, creo que acabo de firmar mi sentencia de muerte'”, detalló Boggie en su libro.

“En ese momento, me di cuenta de que era un adicto”, agregó. Este problema le trajo otros como el empeoramiento de su salud y la pérdida de su trabajo, por eso entró a un curso de la ONG Cyrenians para dejar la adicción y salvarse. Esta organización se dedica a ayudar a las personas sin hogar.

Archivo personal: Paul Boggie

El momento clave para Paul fue cuando un día se miró al espejo y se dijo a sí mismo que nunca más vuelva a buscar droga. “¿Qué es lo que quieres? No vuelvas a pedir heroína, porque no la vas a conseguir'”, dijo en su libro.

Una vez que se recuperó, se unió a la Guardia Escocesa para trabajar y comenzar una nueva etapa en su vida, y meses después lo asignaron como tal en el Palacio de Buckingham. “Cuando me uní a la Guardia Escocesa, estaba muy orgulloso de lo que había logrado. Recuerdo haber pensado: ‘Vaya, hace unos años era adicto a la heroína y ahora trabajo en la seguridad del palacio'”, comentó en su escrito.

Archivo personal: Paul Boggie

Con un presente muy gratificante y un prometedor futuro, Paul asiste a las escuelas para conversar sobre su experiencia y advertir a los más jóvenes sobre el riesgo de consumir drogas. Mientras que las ganancias obtenidas por su libro, se van destinadas a las personas sin hogar. Ayuda y cuida a quienes más lo necesiten.

Puede interesarte