Por Ghalia Naim
11 Mayo, 2017

Tuvo que hacerse de valor para dárselas de médico ahí mismo.

Cada vez que doy un paseo y me encuentro con una mujer embarazada de esas que tienen la pancita demasiado hinchada, no puedo evitar imaginar qué pasaría si le dieran contracciones allí mismo, frente a mí. Gracias a Dios eso no me ha pasado y espero que nunca suceda, o peor, que algún día yo sea la mujer adolorida en cuestión. Sin duda, esa clase de situaciones son bastante incómodas, llenas de adrenalina y también hermosas, pues no todos los días podemos presenciar el nacimiento de una vida.

¿Qué pasaría si les toca traer al mundo un bebé?

Bueno, un conductor de Uber tuvo que reaccionar cuando la mujer que iba en su auto ya estaba “ahí”.

Todo ocurrió en Santiago, Chile. Mario Lara de 43 años fue en busca de una pareja que había pedido sus servicios a través de la aplicación, y notó que la señorita estaba embarazada, le comentó al medio local Ahora Noticias. Katherine Calderón y Bryan Alvarado necesitaban llegar urgentemente al hospital, pues las fuertes contracciones sugerían que ya era tiempo “de”.

No habían pasado ni cinco minutos del viaje cuando Mario comprendió que no alcanzarían a llegar a tiempo; el parto ya estaba sucediendo.

“De repente vi que ya no eran dos los que estaban ahí, eran tres. Eso fue lo bonito, pero la mamá no hablaba, se desmayó varias veces porque es muy impactante, no todos los días se tiene un bebé en un auto. Entonces le hablábamos a cada rato y ella trataba de responder”.

El pequeño nació en su auto.

Lara explicó que unos 15 minutos más tarde llegaron al hospital y recién allí le cortaron el ombligo umbilical. El equipo de urgencias se acercó rápidamente y llevaron a la chica con su hijo al quirófano para chequear que todo estuviese en orden.

“Esa operación la hicieron en el auto y fuera del hospital. Entonces, una vez que ya le cortaron el cordón, recién pudo tomarlo la matrona y se lo llevó para adentro. Poco después después se llevaron a Katherine en una camilla”.

Esta alocada historia tuvo un final feliz. La madre quedó sana y salva y el bebé sin ninguna complicación.

Apuesto que será piloto cuando crezca…

¿Conoces un caso parecido?

Te puede interesar