Por Diego Aspillaga
2 diciembre, 2019

La iniciativa ha sido aplaudida por miles de personas alrededor del mundo que afirman que «esa es la Iglesia que Jesús habría querido».

En Estados Unidos, el Día de Acción de Gracias es una celebración en la que las familias se unen para acompañarse, dar gracias por las bendiciones que recibieron ese año y cenar juntos.

Pixabay

En general, es una fecha alegre llena de emoción y gratitud. Para las personas LGBT, sin embargo, ese no es siempre el caso.

Muchas personas gay, lesbianas, bisexuales y transgénero son rechazadas y discriminadas por su orientación sexual no sólo por la sociedad, sino por sus propias familias. Cuando esto pasa, estas fechas son particularmente duras para ellos ya que ven cómo sus propias familias prefieren apartarlos de las celebraciones y pretender que no existen en un esfuerzo de evitar el hecho que tienen un pariente LGBT.

Pixabay

Y si bien las personas de la diversidad sexual encuentran y forman lazos familiares con amigos y otras personas similares, el rechazo de la familia biológica tiene tanto peso que la depresión y las tasas de suicidio  aumenta considerablemente para esta población en estas fechas. 

Es por esto que una iglesia en Beloit, Wisconsin (EE.UU) decidió brindar, por tercer año consecutivo una cena de Día de Acción de Gracias para todas las personas que pertenecen a este grupo y que no tienen con quién celebrar esta ocasión.

Yellow Brick Road

Desde el grupo Yellow Brick Road, organizadores del evento, afirmaron que «tener a alguien que no te acepte ya es realmente duro. Ahora, si ese alguien es de tu familia, es mucho más difícil aún».

«Ellos no pueden ir a las casas de sus familias porque decidieron ser honestos con quienes son, por lo que les entregamos un espacio seguro para cenar y conocer gente nueva», agregó la presidenta de Yellow Brick Road, Jen Schuler.

«Todos merecemos un lugar en la mesa del Día de Acción de Gracias donde nos sintamos queridos y aceptados. Esta celebración se trata de reunirse y dar gracias por las personas que tenemos en nuestra vida. No podríamos pensar en nadie mejor con quien pasar este día especial que contigo», escribieron desde la organización en la invitación de Facebook.

Yellow Brick Road

«Este es un tema de igualdad de derechos. Se trata de ser seres humanos y ser decentes unos con otros«, agregó Schuler.

Cerca de 30 personas llegaron a la cita en la Iglesia Congregacional de Beloit para compartir y sentir, aunque sea por una noche, que tenían una familia amorosa con quien compartir una mesa. 

Yellow Brick Road

La iniciativa de la Iglesia Congregacional de Beloit y de la organización Yellow Brick Road fue aplaudida por miles de personas a lo largo de todo el mundo. Entre los comentarios más destacados estaban los que celebraban la inclusión y aceptación mostrada por la Iglesia ante las personas LGBT.

«Esa es la Iglesia que Jesús habría querido», aseguran.

 

 

Puede interesarte