Por Luis Lizama
3 julio, 2020

La idea es que ningún joven quede sin estudiar en casa, sobre todo ahora en cuarentena. Fabricar una cuesta menos de 50 dólares, pero ellos la entregan gratuitamente a quienes necesitan.

No todo en la vida es ganar dinero. Muchas personas en el mundo realizan labores voluntarias, sin ánimos de rentar, solo por solidaridad. Ellos generan inspiración y admiración, porque esto no lo hace cualquiera. En este caso nos referimos a dos ingenieros peruanos, que han dado que hablar en el país, por su destacada y bondadosa tarea.

Desarrollaron una computadora económica, que cuesta menos de 50 dólares para fabricar, pero que ellos han donado a una familia de bajos recursos. La idea es que nadie quede fuera de la tecnología, de las oportunidades y la educación. 

Te dejamos una nota que le hicieron en la televisión peruana:

Hace algunos días el ingeniero Jorge Rojas Barnett hacía noticia por fabricar la computadora, con un software libre y de manera económica. Estaba revolucionando el mercado, pero esa era sólo la punta de iceberg. 

Formaron equipo junto a Edith Biamonte, ingeniera química, con quien desarrolló y donó otra computadora. Es para sacarse el sombrero y aplaudir ¡Su solidaridad es tremenda!

La República

Cuando dos talentos se unen, nada puede salir mal. Así de simple. Crearon el proyecto Amauta.

Reciclaron algunas piezas, con donaciones que todavía siguen recibiendo, y armaron un equipo. Esto le permitirá a muchas familias acceder a una formación digna, a un mundo nuevo que desconocían. Están diversificando el conocimiento. 

Pero eso no es todo, porque también llevaron donaciones de cuidado para el coronavirus, con 100 protectores faciales. 

“Hasta el momento, hemos donado 21 computadoras de bajo costo, que son dispositivos que necesitan de una configuración previa, pero que los voluntarios que son estudiantes de carreras afines ven el sistema operativo antes, para luego realizar el donativo, de esa manera la persona beneficiada podrá acceder a un operativo muy similar a Windows, de muy fácil acceso».

Comentó Jorge a medios locales.

Imagen referencial – Pixabay

A ellos no les sobra nada, no son multimillonarios ni tienen grandes mansiones, aun así tienen un corazón mucho más solidario. Por eso mismo es que hicieron un llamado a corporaciones y empresarios. 

Si todos ponemos un poquito de nuestra parte, este mundo sin dudas será mejor. Es momento de ser solidarios, de mirar para al lado y colaborar.

Puede interesarte