Por Luis Lizama
20 mayo, 2020

La «Ley de Max y Keira» entrará en vigencia inspirada en quienes le dieron su nombre. La pequeña Keira, de 9 años, falleció en un accidente automovilístico y gracias a su donación pudieron salvarse 4 personas, entre ellas, Max.

La donación de órganos es un acto fundamental en los sistemas de salud. Pero lamentablemente todavía no existe una consciencia plena de sus beneficios y necesidad, cada año se desperdician muchísimos órganos por falta de voluntad y comunicación. En otras palabras, muchas personas fallecen a la espera de ese transplante que nunca llega.

Con este panorama, Inglaterra y todo el Reino Unido se ha unido a la lista de países con donación de órganos automática. Es un lindo gesto de amor, que salvará muchísimas vidas. Se trata de la «Ley de Max y Keira», creada en honor a los niños que dan nombre a este proyecto, protagonistas de una bella historia de solidaridad.

Keira Ball (Familia Ball)

Este nuevo sistema considera la «exclusión voluntaria» para la donación de órganos, lo que implica y presuma el consentimiento de todos los adultos. España usa esta forma y ha logrado posicionarse como el país con más donaciones en el mundo.

El método anterior, muy poco efectivo, estaba basado en las voluntades explícitas de las personas.

Pero este cambio de ley, que ahora pasará a llamarse «Ley de Max y Keira» tiene un origen trágico, pero de mucho amor.

Imagen referencial – Pixabay

Keira Bell tenía 9 años cuando falleció en un accidente automovilístico. La terrible tragedia sacudió a su familia, pero el equipo médico recomendó una donación de  órganos, que podía ayudar a otras familias y niños en riesgo vital.

«Nunca pensamos en la donación de órganos, en el momento en que pensamos que Keira podría lograrlo. Miré a Keira, ella era una chica muy cariñosa y amaba la vida. Si pudiera ayudar a alguien, siempre lo haría, así que decidimos hacerlo».

Explicó Joe, el padre de Keira a medios locales.

Keira Bell – BBC

«Ella es una heroína».

Los órganos de la pequeña salvaron a cuatro personas, entre ellas un niño de su misma edad llamado Max. Cuando ocurre algo así, se genera un cariño especial, es como si la niña viviera a través de Max. Él está tremendamente agradecido.

Max – PA

Los padres de ambos niños han hecho una fuerte campaña para promocionar la donación de órganos, resultando esta «Ley de MAx y Keira«.

Max – BBC

Esto debiera masificarse y ser universal, no puede ser que muchas personas partan en la espera de un órgano, sabiendo que muchos se pierden por desinformación.

¡Muchísimas gracias, pequeña Keira!

Puede interesarte