Por Constanza Suárez
27 noviembre, 2018

Hace solo 5 años Stephanie quedó completamente ciega. Su boda fue una celebración increíble para ella.

La boda entre la australiana Stephanie Agnew y su novio Robbie Campbell lucía como una ceremonia común. Sin embargo, un detalle entre los invitados la convirtió instantáneamente en algo especial.

Los amigos y familiares de la pareja lucían sus elegantes trajes, especiales peinados y producción, pero sobre sus ojos, una venda negra. La idea era que los 54 invitados “experimentaran” la boda como la novia, sin poder ver.

James Day Photography

Tanto como Stephanie y su madre tienen Distrofia de Cono-Rod, una condición que hace que la joven de 32 años solo sea capaz de ver algunas formas claras y oscura. Su madre absolutamente nada.

“Los invitados recibieron bien las vendas ya que vivimos ese momento de la misma manera que Steph y su madre, que también es ciega”, dijo Robbie al portal Daily Mail.

Stephanie aseguró que se sentía absolutamente hermosa en el momento en que caminó por el pasillo con su impresionante vestido.

James Day Photography

“El personal fue increíble y pasó mucho tiempo con Steph describiendo las características visuales de todo el lugar. Fueron fundamentales durante el día al ayudarla a sentir los elementos táctiles que formaban parte de la ceremonia y la recepción”, dijo Campbell al portal Daily Mail.

Stephanie pidió al fotógrafo de su boda que capturara cada momento del proceso con la esperanza de que algún día pueda revivir estos momentos si la medicina avanza y recupera su vista.

James Day Photography

A los 19 años la joven fue diagnosticada con la misma condición que su madre, al igual que tres de sus hermanos. Y a los 23 perdió la visión. Ahora espera que al compartir su experiencia pueda inspirar y ayudar a otras personas en su misma situación.

James Day Photography

Puede interesarte