Por Luis Lizama
30 diciembre, 2020

Tiene apenas 10 años y es todo un ejemplo de superación. Es un verdadero campeón, con más de 40 medallas a su haber, ganando el premio a mejor deportista del año a través de votación popular, con más de 20 mil votos.

Los verdaderos campeones jamás se rinden. No importan los obstáculos, las injusticias o discapacidades. Cuando se nace con pasta de atleta y triunfador, el destino es solo uno: Ser el mejor. Así ocurre con el pequeño Ismail Zulfic, un atleta paralímpico de 10 años que está haciendo noticia en todo el mundo.

Recientemente fue elegido como el mejor deportista del año en su natal Bosnia, por votación popular. Nació sin brazos, pero con un talento único para la natación. Consiguió más de 20 mil votos, consagrándose en lo más alto del deporte bosnio. 

¡Felicidades, pequeño campeón!

EFE

Su tenacidad lo ha caracterizado toda la vida. Sus capacidades diferentes le han hecho desarrollar otras habilidades y de manera increíble. Desde (más) pequeño que practica natación, entrenando tres veces por semana, trasladándose desde su hogar en Zenica, hasta Bosnia Central.

Su padre, llamado Ismet, lo lleva en su coche hasta la ciudad de Sarajevo, donde entrena y se forma como deportista. Entre la idea y la vuelta, recorren más de 150 kilómetros.

EFE

A raíz de sus grandes actuaciones deportivas, que lo han hecho merecedor de 40 medallas, en torneos regionales y nacionales, fue nominado a deportista del año. Entre otros trofeos, ha ganado 50 metros espalda en el campeonato regional de Zadar (Croacia). De la misma forma se consagró en los Juegos Internacionales Deportivos de Belgrado Open (2018). Ha ganado muchos premios y batido diversos récords.

“Me gusta el esquí, el skateboard y el fútbol. Me gustan Ronaldo y (Edin) Dzeko, y soy el hincha del Sarajevo. Pero lo que más me gusta es la natación”.

–explica a medios locales–

EFE

Según revela su padre, lleva 5 años entrenando y sin detenciones. Jamás se ha quejado o se ha negado a entrenar. El pequeño encarna el espíritu del deporte, por eso y más, su premio es muy merecido. 

“Sé que las cosas pueden cambiar en su pubertad. Pero ahora le gusta ser el primero en todo lo que hace, en la natación, fútbol, bicicleta. Y es así hasta que gane una medalla. En cuanto la tenga, propone al entrenador que se vayan a comer helado”.

–comenta el padre a medios locales–

Pero su relación con el agua no siempre ha sido placentera. Cuando era más pequeño, cayó en una piscina de goma, lo que le traumatizó por algún tiempo…

EFE

Su entrenador se encargó de vencer ese miedo y convertirlo en un deporte de élite. 

“Para mí Ismail es un superhéroe, como Hulk. Fuerte, a primera vista incluso terrible, pero en su alma una persona magnífica, tierna.

Ismail es pequeño, apenas tiene diez años, y dentro de dos obtendrá el derecho a participar en las competiciones europeas y mundiales. El nada tan bien que solo dos segundos se retrasa de la norma senior para el campeonato europeo”.

–señala su entrenador, Amel Kapo, a medios locales–

Y tal ha sido su reconocimiento, que miles de bosnios lo premiaron como deportista del año, por sobre otros grandes y destacados atletas. Muy pronto comenzará a competir en la modalidad de adultos, lo que sin dudas mantiene a todos muy expectantes. 

Puede interesarte