Por Macarena Faunes
19 junio, 2019

¿Te atreverías a confiar así?

La honestidad es una gran virtud. En una sociedad tan contaminada por la maldad como la que vivimos ahora, es muy extraño encontrar personas que tengan este valor inculcado como base en su vida. Para fortuna de todos no todo está perdido.

Si de honradez hablamos, los japoneses dan cátedra de esto. Su limpieza, amabilidad y transparencia para realizar las cosas, demuestran que piensan en el bien de los demás antes que en el propio. Una nueva forma de comercialización que se ha comenzado a utilizar hace poco en el magnate de Asia lo rectificaría.

Okuhirado

Se trata de los Mujin Hanbai, puestos callejeros donde se comercializan frutas y verduras. ¿La novedad? No tienen un vendedor que los vigile. Los productos se encuentran etiquetados con sus respectivos precios en los estantes, y cada cliente saca el que quiera.

Okuhirado

Para pagar se deja el dinero en una caja, confiando que ningún extraño lo sacará. Si cancelas con un billete que supera el monto de tu pedido, debes sacar el cambio de ese mismo cofre. En el caso de que este último no esté, puedes dejar las monedas a modo de propina.

Okuhirado

Las «tiendas sin personas» son más recurrentes en sectores rurales que urbanos, ya que son los agricultores quienes principalmente aprovechan de ofrecer sus cosechas en la isla.

Okuhirado

Aunque no suele suceder, para evitar caer en trampas algunos comerciales dejan una alcancía de metal, la que no permite que los clientes saquen dinero por su estrecha ranura.

Ryuhikai

Por lo general, los productos que se venden tiene un mismo precio: 100 yenes. Algunos suben o bajan dependiendo del surtido que muestren.

Ryuhikai

Al finalizar el día, cada campesino va hacia su tienda para recoger las ganancias, confiando en que nadie le intentó robar o dar menos por sus frutos.

Ser una persona honesta y honrada es clave para surgir en la vida. Si sientes en tu corazón la necesidad de dañar y estafar al otro buscando siempre tu bien común, no llegarás muy lejos. Confiar más en las personas te enriquecerá.

Puede interesarte