Por Cristofer García
3 marzo, 2021

“Lloró de alegría porque me extrañaba mucho y a mi familia. Gracias hermana Mala por cuidar de nosotros”, escribió Dell Zhafry Fuad en su Facebook.

Durante la infancia de los niños suelen aparecer personas que, a pesar de no formar parte de su familia, se vuelven un miembro más por la relación que se forma con ellos. Por eso, cuando los pequeños crecen, siempre los recordarán con cariño y nostalgia.

Así es el caso de Dell Zhafry Fuad, un hombre de Berjuntai Tin Dredging, Selangor, Malasia, que se reencontró con su antigua niñera, luego de no verla por más de 30 años.

Unsplash (foto referencial)

Tal como si se tratara de sus hijos, Kak Mala, quien era muy joven en 1988, se dedicó a cuidar a Zhafry y a sus hermanos para poder conseguir dinero. Esta originaria mujer de India tenía la responsabilidad de mantener a sus propios hermanos, por lo cual se dedicó a trabajo desde muy temprano en su vida.

“La hermana Mala solo tenía 14 años cuando nos cuidó en 1988. La hermana Mala nos cuidó y nos nutrió como a sus propios hijos“, escribió Zhafry en una publicación en su cuenta en la red social Facebook.

Unsplash (foto referencial)

“La foto de abajo fue tomada después de 30 años de nuestra separación, después de que mi familia se mudase a Terengganu. La hermana Mala me recuerda a mí y a mis hermanos más jóvenes lo suficiente. Lloró de alegría porque me extrañaba mucho y a mi familia. Gracias hermana Mala por cuidar de nosotros“, agregó, junto con un par de fotos del antes y después.

En conversación con World of Buzz, Zhafry contó que Kak Mala tuvo que abandonar sus estudios para cuidar de sus hermanos. Sin embargo, siempre asumió el trabajo de niñera de la mejor forma y fue la persona más cariñosa que podía ser cuando se encargaba de los niños.

Dell Zhafry Fuad

Pero, después de que la familia se mudó no mantuvieron ningún contacto y Mala nunca imaginó que los volvería a ver, hasta el pasado noviembre de 2020, cuando se abrazó nuevamente con Zhafry.

Dell Zhafry Fuad

“Ella tomó mis manos, me abrazó y besó mi mejilla, estaba llorando. Dijo gracias Señor, mi hijo ha vuelto”, comentó Zhafry.

Puede interesarte