Por Constanza Suárez
11 noviembre, 2020

Desmond Jumbam vivía en una aldea pequeña en Camerún junto a su madre. “Espero que mi historia inspire a niños de entornos pobres, que sepan que a pesar de las adversidades que viven pueden lograr los sueños que pueden parecer fuera de su alcance”, dijo el ahora médico de 27 años.

Con 27 años, Desmond Jumbam apunta varios logros en su currículum profesional: es consultor de políticas en la organización Operación Sonrisa, cuenta con un título en ciencias biológicas de la Universidad de Taylor y una Maestría en Ciencias grado en global y salud de la Universidad de Notre Dame.

También pasó tres años trabajando en la Escuela de Medicina de Harvard en el Programa de Cirugía Global y Cambio Social como asistente de investigación, analista de políticas de salud y coordinador de proyectos.

Twitter @desmondtanko

Pero el camino para conseguir todo estos logros no ha sido fácil para el joven africano. En su cuenta de Twitter, compartió una foto de la casa en la que creció desde los cinco años en Yaundé, Camerún, junto con su tarjeta de identificación de la Universidad de Harvard. Demond pasó de vivir en la extrema pobreza a una de las universidades más prestigiosas del mundo. 

“Me han conmovido y animado los amables mensajes que he recibido de millones de personas en línea. Millones han enviado mensajes de apoyo y asombro por este logro. Otros han compartido sus propias historias inspiradoras”, dijo a LADBible después que su tuit se volviera viral. 

“También me han divertido algunos de los comentarios, en particular los que se centraron en mi pulgar descuidado. Un comentario con miles de me gusta me aconsejó que dejara de comerme las uñas. Encontré esto particularmente divertido”, agregó. 

Twitter @desmondtanko
Twitter @desmondtanko

Desmond conversó con el portal británico para ahondar en su historia y dijo: “Como lo indica la primera foto del tweet, crecí en una familia pobre en Yaundé, la capital de Camerún. Mi madre soltera trabajó incansablemente como limpiadora, costurera y cocinera para una organización misionera que me envió a primaria y escuela secundaria en Yaundé.

No siempre fue fácil, pero ella y mi padre se sacrificaron mucho para asegurar que yo tuviera la mejor educación. En 2010, viajé a los Estados Unidos para asistir a la universidad en una universidad comunitaria con matrícula suficiente para un semestre. Mi padre y mi madre tomaron un préstamo enorme para eso”.

Con la ayuda de familiares, amigos, becas y un trabajo como tutor, Desmond pudo pagar la matrícula durante los primeros dos años en Estados Unidos. Pero después de haber pasado a lograr tanto en el país, Desmond ahora ha vuelto a Camerún para desplegar su educación y habilidades.

Twitter @desmondtanko

“Llegar a Harvard nunca había sido realmente un sueño o una meta para mí. Al crecer, nunca había oído hablar de Harvard. Mi objetivo siempre ha sido encontrar la mejor ruta para adquirir habilidades y capacidad para mejorar los sistemas de salud y la salud de las personas en mi país y en África. Harvard resultó ser una ruta para llegar allí”, comentó. 

El joven es categórico sobre el esfuerzo y lograr las metas: “Evitaré consejos clichés como ‘no te rindas’ y ‘sigue tus sueños’. A riesgo de parecer pesimista, aconsejaría a cualquiera que tenga grandes sueños que espere y anticipe adversidades severas en el futuro”, dijo. 

Twitter @desmondtanko
Twitter @desmondtanko

“En mi opinión, todo el mundo se enfrenta a algún tipo de adversidad para alcanzar sus metas y sueños, pero las cartas están especialmente en contra de los de comunidades pobres marginadas. Yo fui uno de estos niños. Espero que mi historia inspire a niños de entornos pobres como Mía saber que a pesar de las severas adversidades que se avecinan, es completamente posible lograr los sueños que pueden parecer fuera de su alcance”, sentenció. 

Puede interesarte