Por Cristofer García
23 noviembre, 2021

“Es increíble”, comentó Adam Wright, momentos antes de recibir su diploma. El joven de 18 años fue diagnosticado con osteosarcoma, un raro tipo de cáncer que afecta en los huesos. Su mellizo Timothy, falleció un año antes por un tipo de cáncer en la sangre.

Nadie sabe cuánto le durará la vida por lo cual es importante disfrutar cada segundo al máximo. Es una situación muy dura cuando jóvenes deben enfrentar diagnósticos fatales a su corta edad, porque sienten que no cumplieron con su cometido en este mundo. Sin embargo, tratarán de que el breve tiempo valga la pena.

Adam Wright es un ejemplo de ello. Este joven de solo 18 años padecía de un cáncer terminal, pero por ello no dejó de disfrutar de uno de sus últimos momentos importantes en vida: su graduación de la secundaria.

KNWA

Según reseñó KNWA, a este joven de la ciudad de Rogers, Arkansas, le alcanzó el tiempo justo para poder celebrar su graduación junto a todos sus compañeros y familiares, el pasado 18 de noviembre.

Adam fue diagnosticado con osteosarcoma, un raro tipo de cáncer que afecta en los huesos, principalmente en las costillas y en el área del cuello. La fase avanzada de su enfermedad le propinaba un gran dolor pero, a pesar de ello, se mantuvo sonriente durante toda la ceremonia.

KNWA

El joven fue llevado en una silla de ruedas hasta el acto, momento donde dedicó un par de palabras para describir lo emocionado que se sentía al finalmente graduarse, después de tanto tiempo y en el contexto de la enfermedad que lo acompañaba.

“Es increíble, pensé que nunca llegaría este día pero al mismo tiempo siento que este día ha pasado muy rápido“, comentó.

Todo fue organizado con anticipación por la propia escuela, Rogers High School, y también por el Highlands Oncology, donde Adam es paciente. De esta forma, como tanto lo esperaban sus familiares y amigos, el joven recibió su diploma.

KNWA

Pero no todos pudieron asistir. El mellizo de Adam, Timothy, falleció a los 17 años luego de un diagnostico de cáncer de células sanguíneas. Su muerte ocurrió unos meses antes de que Adam supiera que tenía cáncer.

A sus 18 años ya ha vivido esta terrible enfermedad dos veces, luego de superar un cáncer a la edad de 4 años. Ha contado su experiencia a través de videos, esperando ayudar a otros en su posición.

Puede interesarte