Por Felipe Costa
25 enero, 2021

Édgar Orozco logró 326 puntos en las Pruebas Saber de Colombia, examen que mide los conocimientos de alumnos secundarios. Proveniente además de una escuela pequeña con herramientas mínimas, el esfuerzo del joven estudiante tiene mérito propio, demostrando estar a la altura de cualquiera.

Una gran sorpresa se acaba de llevar el ministerio de Educación colombiano luego de revisar los resultados en las Pruebas Saber, las cuales miden el aprendizaje de los estudiantes entre la educación básica y secundaria. Esta vez ocurrió un hito en el municipio de Distracción, La Guajira, cuando se enteraron quien era el alumno con mayor puntaje.

Judith Páez

Édgar Alexander Orozco Páez es un joven colombiano que tiene síndrome de Down. Desde pequeño su madre lo ha motivado para superar sus límites y nunca verse menos que el resto. Su perseverancia ha ido cobrando resultados con el tiempo y actualmente se convirtió en el mayor puntaje de todos los estudiantes de su municipio en la prueba nacional.

Édgar logró un puntaje de 326 puntos, 126 más de los exigidos por el ministerio a todos los estudiantes que sufran algún tipo de discapacidad. En cuanto su madre, Judith Páez, se enteró, un enorme orgullo le llenó el corazón.

Judith Páez

En una entrevista con el medio El Heraldo, la madre dijo que su hijo sueña con estudiar educación física, una carrera que “le mueve la fibra” y sabe que no hay nada que lo pueda hacer más feliz, por lo que piensa acompañarlo en sus deseo. No tiene duda alguna de que al paso que va, logrará entrar y sobresalir como profesional.

La madre afirma que el mérito no se trata solo de su discapacidad, sino de venir de una escuela pequeña con las mínimas herramientas como para atender las necesidades de un niño como Édgar. Nunca se le ha pedido a sus profesores ser condescendientes con el joven,  pero sí hacen el mayor esfuerzo por permitirle salir adelante.

La Guajira Hoy

El alcalde de Distracción, dejó en claro que los límites están hechos para ser rebasados, pero que solo la tenacidad permitirá imponerse ante las barreras, siendo Édgar todo un ejemplo para la educación nacional.

Judith Páez

Si bien el joven no logró un puntaje perfecto, dejó claro estar más que a la altura de lo que se exige a los estudiantes, demostrando que como sociedad, se debe cambiar la mirada que se le tiene a los chicos con síndrome de Down y otras discapacidades, quienes ya no pueden ser vistos desde la indiferencia, sino a través de la inclusión.

Puede interesarte