Por Felipe Costa
19 febrero, 2021

Lindsay Sobel cambió su manera de ver la vida luego de asistir a un juego de baloncesto en que, fuera del estadio, vivían muchas personas en situación de calle, sin zapatos. Desde entonces se dio cuenta de su situación de privilegio y ocupó su tiempo en crear una organización benéfica que regalara zapatos a los más necesitados.

Existen muchas personas cuya perspectiva sobre la moda de los zapatos es casi como una afición, un hobby o una manera de coleccionar modelos, mientras que para otras, el solo hecho de tener un par es un gran privilegio que no se pueden costear, haciendo de estas prendas una verdadera necesidad. Lindsay Sobel, es una chica cuya mentalidad cambió al darse cuenta de esta realidad y desde entonces ha hecho lo posible por hacer su aporte al mundo.

Shoes for Souls

Con 12 años, Lindsay experimentó una situación que cambiaría para siempre su vida, iniciándola en el camino de la ayuda social. Un día asistió a un juego de baloncesto en el Staple Center para ver a Los Ángeles Lakers, cuando se percató que fuera del mismo estadio vivía una impresionante cantidad de personas sin hogar y lo que más le llamó la atención es que muchos ni siquiera tenían para zapatos.

Días después, ordenando su armario, vio la cantidad de zapatos que tenía y que ni si quiera se había probado, poniéndola en perspectiva sobre su situación de privilegio con respecto a aquellos sin techo.

Shoes for Souls

Desde entonces, Lindsay se puso en una campaña que hasta el día de hoy no acaba. Comenzaría a juntar todos sus zapatos y a buscar pares nuevos que sus amigos y familiares no ocuparan. Aquellos que estaban un poco más usados los limpiaba para que lucieran respetables y tiempo después decidió nombrar a su iniciativa “Shoes for Souls”. Su primera gran colecta fue en un campamento de verano donde propuso la actividad de que los asistentes competieran por ver quien recolectaba más pares. La cantidad terminó siendo impresionante y fueron donados a los refugios locales de gente sin hogar.

Dos años después, en 2017, fue nombrada Juventud del Año de Chatswort y ha transformado a Shoes for Souls en toda una organización benéfica. Con el pasar de los años ha conseguido no solo apoyo de su escuela, sino de distintas organizaciones locales que la ayudan tanto a conseguir zapatos como a entregarlos a los distintos puntos de la ciudad.

Shoes for Souls

Llegada la pandemia por coronavirus, ejercer la actividad ha sido más complicado. Preocupada por aquellos que podrían estar pasando el invierno sin zapatos, se contactó con gente para hacer entregas sin contacto físico, puesto que tenía 30 mil pares a disposición.

Shoes for Souls

Para Lindsay, Shoes for Souls va más allá de darles un par de zapatos en buen estado a la gente, es más bien el intento de devolverles la dignidad a aquellos que lo han perdido todo y necesitan un empujón que les devuelva el autoestima.

“Mi lema es, si lo usa, lo aceptaré Quiero tratar de dar la mejor experiencia a todas las personas. No quiero darles un par de zapatos que estén golpeados o gastados. No quiero afecten en su autoestima. Sabes que un par de zapatos nuevos y frescos realmente puede alegrar el día de alguien, alegrar su actitud y su perspectiva de la vida, así que quise ayudar a tantas personas como fuese posible”.

–Lindsay Sobel a A Mighty Girl

Shoes for Soul

Actualmente la organización tiene una página web donde reciben invitaciones a donaciones y actividades y operan en todo el área de Los Ángeles, con la esperanza de hacer de la iniciativa algo nacional y expandirse, puesto que sabe que no solo su ciudad sufre de la gente en situación de calle.

Puede interesarte