Por Isidora Fuenzalida
10 diciembre, 2020

Si bien no estaba del todo convencida con entrar a estudiar, el apoyo de su nieta la ayudó a tomar la decisión. “Me dio el empujón cuando lo necesité”, enfatizó la abuela.

Melody Ormond, una joven de 22 años de Chattanooga, en Tennessee, Estados Unidos, se graduó junto a su querida abuela de 75 años, Pat. La experiencia, las unió más aún.

Pat Ormond se jubiló en 2017 y comenzó a aburrirse mucho en casa. Es por esto, que su nieta adolescente le propuso inscribirse en la escuela junto a ella.

Ashley Glaze

A la abuela siempre le ha gustado aprender cosas nuevas. Si bien en un comienzo estaba insegura e indecisa por inscribirse en la universidad, su nieta la animó a hacerlo y la apoyó en todo momento. A Pat siempre le ha interesado la arqueología y decidió especializarse en antropología.

Por otro lado, Melody aplicó para psicología. Debido a las diferentes elecciones de cada una, no se encontraban mucho en el campus de la universidad. Pat hizo amigos, tanto jóvenes como mayores. Estaba feliz y agradecida.

ANGELA FOSTER/UNIVERSITY OF TENNESSEE AT CHATTANOOGA

“Parte de la forma en que la convencí fue que le dije que como matriarca, tenía la responsabilidad de seguir inspirándonos a nosotras, a todas las demás mujeres de la familia”.

–dijo la nieta a CBS News–

Después de estudiar duro durante más de tres años, Pat y Melody se graduaron con honores. La Universidad de Tennessee celebró con una ceremonia socialmente distante por el COVID-19 y no se permitieron invitados. Sin embargo, para estas mujeres no fue un problema. Se tenían la una a la otra.

Pat Ormond

“Nana” como le dicen sus nietos, aseguró que estudiantes de distintos años le preguntaban extrañados por qué iba a la escuela. Ella, orgullosa, les decía que se le dio la oportunidad de recibir educación y no dudó en tomarla.

La abuela dijo que había varias personas mayores en el campus, ya que para los estudiantes de 65 años o más, la Universidad de Tennessee cobra 70 dólares por semestre. Para Pat, que siempre se centró en poner a sus hijos y nietos primero en la fila, esto fue un cambio total.

Pat Ormond

En la graduación y en la vida cotidiana, la abuela y la nieta están unidas. Pat dijo que no podría haberlo hecho sin su nieta. “Me dio el empujón cuando lo necesité”, enfatizó la abuela.

Puede interesarte