Por Diego Aspillaga
13 febrero, 2020

Dylan Ence, de 19 años, no aguantó ver la diferencia entre las escuelas de ambos países, por lo que decidió apadrinar una escuela, darles un autobús escolar, materiales y becar a niños. Ahora quiere conseguir dinero para construir un gimnasio.

A simple vista, parece que los ciudadanos de Estados Unidos y México no se llevan bien. Los canales de televisión, las noticias, el racismo y ciertas campañas políticas de ambos países ponen a los dos pueblos en lo que parece ser una guerra sin solución. 

Kevin Lamarque

Afortunadamente, esta no es la realidad. A pesar de todas las influencias que intentan incentivar el conflicto, existen personas que aún recuerdan que todos somos humanos, que las fronteras son algo artificial que no debería dividirnos y que siempre existen más cosas que nos unen que las que nos separan.

Un ejemplo de esto es la historia de Dylan Ence, un estudiante de 19 años del estado de Utah que a inspirado a miles de personas después de donar un bus escolar y materiales de estudio para los niños de un pueblo mexicano.

Christopher Landau

Hace 4 años, el joven visitó la comunidad mexicana de Patamban, ubicada en la ciudad de Morelia, Michoacán. Ahí Dylan vivió en carne propia las precarias condiciones en las que viven las personas a sólo unos kilómetros de Estados Unidos. 

Niños que se quedaban a dormir en sus escuelas para no caminar kilómetros para ir a clases, salas indignas, falta de pupitres, materiales e incluso comida. Dylan no podía creer la diferencia entre el sistema de educación de su país y el que tenía frente a sus ojos, por lo que decidió poner de su parte y estrechar la brecha entre los niños de Patamban y Estados Unidos.

Christopher Landau

“Cuando vi a esos niños, solo quería ayudarlos. Sentí, como, ¿por qué Estados Unidos tiene que ser superior y tener todas estas cosas buenas? ¿Por qué no podemos proporcionarles algunas de nuestras cosas bonitas para que también puedan tenerlas?”, dijo el joven a un medio local estadounidense.

Es por esto que Dylan se puso a recaudar dinero, durante los últimos cuatro años para poder comprar un autobús escolar y donarlo a la escuela de Patamban, Morelia, lo cual logró en diciembre pasado. Y no sólo eso, sino que el joven también se dispuso a juntar dinero para comprar útiles escolares y enviarlo a la localidad mexicana, publicó el portal online Sopitas.

Dylan y su familia recaudaron todos los materiales que pudieron, como lápices, cuadernos, libros, papel y calculadoras, y condujeron el autobus que habían comprado hacia la frontera, donde se encontraron con los administradores de la escuela que iban a ayudar.

Christopher Landau

“La escuela y el distrito escolar nos van a encontrar en la frontera con México. Nos van a acompañar y esperamos que no tengamos demasiados problemas cuando bajemos, porque dicen que no es realmente seguro viajar a Patamban, Michoacan, y menos a través de México si eres estadounidense”, mencionó el chico.

La travesía no fue sencilla. Dylan y su familia tuvieron que esperar cerca de 10 horas a que los oficiales de la frontera los dejaran pasar con el bus y todas las donaciones en su interior.

Christopher Landau

La historia de Dylan fue compartida por el embajador de estados Unidos en México, Christopher Landau, quien destacó la bondad del chico y recalcó que si bien los medios y la política de ambos países quiere separar a sus pueblos, la realidad es que todos somos hermanos y que debemos cuidarnos entre nosotros. 

El generoso gesto de Dylan se volvió viral en segundos. Miles de personas aplaudieron la iniciativa del joven y aprovecharon su historia para recordar que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. 

Los niños de Patamban ahora no tienen que caminar por horas para llegar a un colegio sin libros ni lápices. Ahora tienen materiales nuevos y un autobus que los transporta sin costo.

Christopher Landau

Dylan, por su lado, se muestra contento con el resultado de su esfuerzo y sigue pensando en formas de seguir ayudando a acortar la brecha entre los estudiantes de México y Estados Unidos.

Según su madre, el joven ahora recauda fondos para comprar balones de fútbol y baloncesto y construir un gimnasio para que los niños puedan hacer deporte. Además, su familia pagará la colegiatura de 9 niños de Patamban.

Christopher Landau

No importa de donde seamos, no importan los aparentes conflictos entre países, no importan las murallas que los políticos quieran levantar: siempre existen personas que nos van a recodar que todos somos humanos y que tenemos que ayudarnos entre nosotros, independiente de dónde seamos.

 

Puede interesarte