Por Macarena Faunes
24 junio, 2019

A pesar de que no tiene un trabajo estable y debe mantener a su hijo de tres años, a Lorenzo jamás se le ocurrió quedarse con el dinero. Un digno ejemplo para imitar 👏

La honestidad es una virtud que nos llevará muy lejos si la practicamos a diario. Sin mentiras y haciendo lo correcto, veremos cómo el destino nos abre una infinita posibilidad de ser felices, devolviéndonos el doble de lo que hemos dado sin esperar nada a cambio.

En la ciudad uruguaya de Fray Bentos, Lorenzo Vallejo, un joven de 2o años, encontró un bolso con 26.800 pesos uruguayos, equivalente a 76o0 dólares. Honrado y digno, el muchacho jamás pensó en quedárselos y se los devolvió a su dueño.

Pixabay

El incidente ocurrió en la previa del partido de Uruguay ante Japón, por la Copa América, cuando Robert Winter se fue rápidamente de su rotisería para ver a la selección, olvidando que había dejado su bolso con el dinero en la vereda tras cerrar el negocio.

Pixabay

Al terminar el partido, el despistado empresario se dio cuenta de que su maletín no estaba con él. A través de la cuenta de Facebook de su local realizó un llamado a quien tuviese consigo el dinero, que se lo devolviera, ya que era «un día de trabajo y esfuerzo perdido».

Pixabay

Un día después, el muchacho se acercó al local «con la bolsa tal cual la había cerrado», relató el comerciante.

Facebook Mangia Bene

Ante este noble gesto, Winter le ofreció a Lorenzo una suma de dinero a modo de agradecimiento, él no quiso aceptarla, tal como contó a Crónica. Pero eso no fue impedimento para que el hombre le rindiera a un homenaje a través de internet. «Por más jóvenes así. ¿Quién dijo que la juventud está perdida? Estos valores son los que tenemos que seguir reforzando y enseñando», comentó en su publicación.

Ayer con el tema del partido, el frío, el apuro y salir cargados de cosas, dejamos olvidada la plata de la recaudación…

Posted by Mangia Bene on Friday, June 21, 2019

Vallejo es padre de un niño de 3 tres años y tiene trabajos esporádicos para mantener a su familia. A pesar de que ha dejado su currículum en algunas partes, no ha conseguido un empleo estable. Vive en la casa de sus suegros, estudia de noche un curso de soldador, y en la actualidad se desempeña en una obra. 

A pesar de todos los problemas económicos que enfrente Lorenzo, jamás se le pasó por su cabeza quedarse con esa gran cantidad de dinero, ya que sabía desde un principio que no era de él. La honradez y honestidad lo llevarán lejos.