Por Camilo Morales
22 octubre, 2021

Además de eso, el joven Alan Riquelme aprendió los oficios de herrero y electricista a través de videos de YouTube. “Los sueños dejan de ser sueños cuando uno empieza a luchar por ello”, dijo.

Los negocios pueden ser de ida y vuelta, ya que muchas veces las personas se arriesgan por tener sus emprendimientos propios pero estos no funcionan como ellos quieren, eso por distintos factores tanto contextuales como económicos.

Y la pandemia fue un punto de coyuntura para aquellos que no tenían trabajos y se animaron a fundar un negocio propio con todas los riesgos que eso puede conllevar. Para Alan Riquelme, un joven de Asunción, Paraguay, la situación fue muy parecida.

Twitter @alanriquelmee

Alan viajó a Estados Unidos para realizar un intercambio durante 5 meses, cuando comenzó la pandemia. Estando allá trabajo en muchos empleos ocasionales y logró ahorrar una cantidad importante de dinero, según informó EXTRA.

Pero cuando volvió no encontró trabajo en ningún lado, ya que producto de la crisis sanitaria, muchos locales y restaurantes estaban cerrados. Sin empleo, pero con su dinero ahorrado, se le ocurrió levantar su negocio propio, con el cuál logró comprarse un auto nuevo 0 kilómetro.

Twitter @alanriquelmee

El joven notó que por la cuarentena muchos niños y adultos tenían que estar en sus casas en clases virtuales o en teletrabajo, por lo tanto se le ocurrió dedicarse a la carpintería y fabricar muebles. 

A través de videos de YouTube fue aprendiendo diversas técnicas y con sus ahorros se compró herramientas y materiales. Además de eso, aprendió otros oficios como la herrería y la electricidad.

Twitter @alanriquelmee

Lo que más me costó fue la herrería, que aprendí yendo donde herreros que me hicieron talleres y yo les ayudaba“, explicó Alan, quien al comienzo no sabía nada sobre herramientas, pero que gracias a la ayuda de su padre pudo aprender más.

Con estos conocimientos nació su negocio “Nonstop Home and Decor“, cuya página de Instagram tiene 12 mil seguidores. Este emprendimiento le generó muchas ganancias, y en un año ya había ahorrado el dinero suficiente para cumplir el sueño de tener su coche propio.

Twitter @alanriquelmee

Ahora está dedicado a su negocio pero también a sus estudios de Informática, carrera en la cual cursa su último año y está en proceso de hacer su tesis. “Los sueños dejan de ser sueños cuando uno empieza a luchar por ello y todo se puede lograr cuando uno se lo propone“, cerró el joven.

Puede interesarte