Por Constanza Suárez
15 julio, 2020

Denisse Toala, de 16 años, ayuda a más de 40 niños que no pueden acceder a la educación on line.

La pandemia mundial ha tenido consecuencias no sólo en el sistema de salud y lamentables muertes. También ha afectado el ámbito económico, social, de relaciones y educación. En este último, afecta a niños y adolescentes que no pueden estudiar si no cuentan con las herramientas tecnológicas necesarias. 

Reuters

Casi nadie en el vecindario de la Realidad de Dios, en Ecuador tiene una computadora o un teléfono celular con un plan de datos, lo que deja a un gran grupo de niños sin participar en la educación on line, que ha reemplazado a la versión tradicional en medio de la crisis sanitaria. 

Reuters

Una joven creó una escuela improvisada debajo de un árbol en un barrio de bajos recursos del norte de Guayaquil para ayudar a unos 40 estudiantes. Estos niños no han podido estudiar durante el confinamiento por falta de acceso a internet.

Denisse Toala, de 16 años, se reúne con niños y usa su teléfono celular para revisar los sitios web de las escuelas y ver qué tarea se les ha asignado, lo que no podrían hacer por su cuenta. “El COVID-19 ha causado dificultades en el frente económico, pero especialmente en educación. Se merecen una educación”, dijo Toala a Reuters

Reuters

La joven, que está en sus últimos años de secundaria, puso una pizarra, material educativo  y un cartel de bienvenida que dice: “Aprende a enseñar”. 

Los padres de los niños que Toala ayuda están agradecidos. “No hay internet, no hay señal (celular) y mis hijos habrían perdido un año (de escuela) si no fuera por el árbol y la maestra”, dijo Gina Pérez, cuyos cuatro hijos estudian todas las tardes en la escuela improvisada.

Reuters

Según UNICEF Ecuador el 37% de los hogares del país tienen acceso a internet y que la situación es más grave en las zonas rurales, donde el 16% de los hogares tienen acceso a internet.

 

Puede interesarte