La vida puede cambiar en segundos.

Holly Gerlach fue madre por primera vez cuando tenía 26 años. El embarazo y esa época de su vida fue maravillosa, pues esperaba con ansias la llegada de su primer hijo. Después que nació, ella misma se encargó de todo lo que necesitaba su bebé en el hogar que le preparó, hasta que empezó con diferentes malestares en su cuerpo.

Todo comenzó por un simple dolor de cuello, y después sentía que sus piernas perdían firmeza. Jamás imaginó que eran los primeros síntomas de una extraña enfermedad. 

Hollygerlach.com

Pero la debilidad que sentía empeoró. En 72 horas la mujer estaba totalmente paralizada y ni siquiera podía respirar por si sola. Los médicos le diagnosticaron el Síndrome Guillain-Barre.

Hollygerlach.com

La Biblioteca Nacional de Medicina de Los  EE.UU. explica esta enfermedad como “un trastorno poco común que hace que el sistema inmunitario ataque el sistema nervioso periférico. Los nervios del sistema nervioso periférico conectan el cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo. Como resultado, los músculos tienen problemas para responder a las señales del cerebro. 

Hollygerlach.com

Con su bebé recién nacido en casa, esta joven madre pasó más de dos meses conectada a un respirador mecánico y debía ser alimentada por una sonda.

Así fue como tuvo que afrontar su inicio en la maternidad. Pero vivió para contarlo, e incluso quiso escribir un libro de su proceso de recuperación.

Así es su feliz vida ahora.

¡Su historia es inspiradora

Te puede interesar