Por Augusto Catoia
8 enero, 2018

La enfermera británica Kirsten Hawksey falleció por leucemia con tan sólo 23 años.

Cuando eres joven y tienes 23 años, difícilmente pensarás que puedes contraerte una terrible enfermedad. A final de cuentas, es extremadamente improbable que ocurra algo así. Sin embargo, existen raros momentos en los cuales esto sí ocurre. Y cuando pasan, es muy difícil aceptarlo y contener las emociones cuando la enfermedad entra en una etapa grave y muchos escriben cartas con tonos de despedida.

Y la historia de esta bella y joven enfermera de Inglaterra es una de esas.

Facebook Kirsten Hawksey

Poco después de sentir la profunda alegría de tener a su primera hija, Kirsten Hawksey, de 23 años, empezó a tener extraños moretones en sus piernas. Pero no creyó que fuera gran cosa, y siguió su vida.

15 meses después de tener a su bebé, Hawksey ya empezaba a compatibilizar su trabajo hospitalario con su rol manterno, mientras no le dio gran importancia a los moretones. Sin embargo, estos no salían e investigó para saber qué sería.

Facebook Kirsten Hawksey

“Ella hasta buscó en Google los síntomas y el resultado arrojó leucemia, pero sólo se rió porque nunca se enfermaba”, dijo su padre Neal Hawksey. Pero resultaba que ese era justamente el caso.

Y en un principio Kirsten se sintió tranquila, pues le indicaron un 80% de chances de que se sanara. Pero pronto surgió la noticia  de que su condición apuntaba para el otro lado y, por lo tanto, comenzó quimioterapia y escribió un desgarrador mensaje.

Posted by Kirsten Hawksey on Sunday, December 3, 2017

“Este jueves fui diagnosticada con leucemia y comencé la quimioterapia hoy. Nunca voy a los médicos, así que gracias a Dios por todos lo que me empujan para superar mis moretones. Yo literalmente no podría agradecer a toda mi familia. Y si siento algo, me siento más afortunada que triste”, escribió y publicó en su Facebook.

Y concluyó con una desoladora frase: “Sólo quería agradecerlos a todos“.

Facebook Kirsten Hawksey

Fue extraño escuchar a los doctores diciendo lo enferma que estaba, porque estaba siempre sentada riendo y bromeando conmigo. Ella era muy fuerte y planeaba luchar contra eso y seguir con la vida”, recordó su padre.

Y el empeoramiento de su caso se dio muy rápido, pues su sistema inmune se debilitó mucho y no pudo combatir una infección respiratoria que, posteriormente, le provocó un derrame.

Facebook Kirsten Hawksey

De tan grave que quedó su caso, debió ser conectaba a respiración artificial. Pero como su condición no mejoraba, su familia decidió desconectarla en el día de Navidad.

Nunca habría dejado de pelear por su hija, la idolatraba y la amaba. Pero lamentablemente las cosas se fueron de su control”, finalizó.

Y así hablarán de ella para su hija: que su mamá fue una guerrera y la quería muchísimo.

Puede interesarte