Por Felipe Costa
8 enero, 2021

Mal Biel abandonó su pueblo en Sudán donde vivía bajo barro y ramas para conseguir una mejor vida. Tras 27 años volvió con su abuelo para dedicarle sus logros universitarios, pues sus orígenes son lo que la han formado con el tiempo. Él los vistió con orgullo.

Abandonar la familia nunca es fácil, pero muchas veces nos vemos forzados a tomar decisiones que esperamos sean para un mejor futuro y que el sacrificio valga la pena. Sin embargo cuando se es un niño o niña, nuestras capacidades de elección son pocas y dependemos de nuestros padres. Pues bien, resulta que una joven de 7 años se vio obligada a abandonar su humilde pueblo en África en donde vivía junto a su abuelo para reunirse 27 años después, con una vida totalmente diferente.

Instagram – @mal_tutdeal

Mal Biel es una mujer de 34 años originaria de Sudán. Su infancia la recuerda con humildad pues de pequeña vivía en un pueblito sobreviviendo con lo básico. Su casa, una construcción de barro y ramas es muy diferente a como vive ahora, pero la misma en la que sigue abuelo, una persona que jamás olvidó.

A sus 7 años junto a su madre, Mal Biel abandona el pueblo, a su abuelo y a su padre y parten rumbo a Etiopía, donde el tiempo le daría la oportunidad de educarse.

Instagram – @mal_tutdeal

Tras años de enseñanza y una vida muy distinta, Mal logra entrar a la universidad, graduarse e incluso sacar una maestría, sueño que su familia jamás pensó siquiera en tener. Solo le faltaba una cosa: volver a su tierra y reencontrarse con los suyos, en especial con su abuelo.

Pero habían pasado 27 años y algunas cosas habían cambiado. Su padre había fallecido tiempo atrás y solo sabía que su abuelo fue quien se encargó de enterrarlo, y si bien los años pasaron aún quedaban heridas que sanar.

Instagram – @mal_tutdeal

Llegó el día y Mal Biel, con 34 años se reencontró con su querido abuelo quien no pudo sacar su sonrisa del rostro. La mujer además se encargó de llevarle su diploma universitario dedicándoselo a él, ahora era parte del sueño.

Instagram – @mal_tutdeal

La mujer compartió su historia en Instagram con un emotivo mensaje en el que no fueron necesarias palabras para describir su alegría “puesto que las imágenes la demuestran en todo su ser”. 27 años tuvieron que pasar, pero eso no es lo importante, sino que el amor con la familia jamás se esfuma y los orígenes tampoco se olvidan.

Puede interesarte