Por Felipe Costa
22 febrero, 2021

Alondra Carmona es una joven latina criada por una madre soltera sin estudios en Estados Unidos. Por años la joven creó un fondo universitario trabajando a medio tiempo, pero a meses de postular a la universidad su madre sufrió un grave accidente, así que ocupó su dinero para el tratamiento y para pagar deudas.

Tener el privilegio de estudiar una carrera universitaria siempre es motivo de alegría, pues para muchos, significa la oportunidad de conseguir una mejor vida por medio de una inversión a largo plazo. Sin embargo, a veces los esfuerzos no logran ser suficientes, cuando la vida genera ciertos tropiezos que obligan a hacer sacrificios mayores.

Alondra Carmona

Alondra Carmona ha soñado desde los 15 años en poder entrar a la universidad. Vive en Texas, Estados Unidos, junto a su madre, Marta, que llegó al país desde El Salvador buscando una mejor vida. Ya cuando la hija se educaba en la escuela, iban ahorrando para sus estudios superiores en el futuro, ahorros que se tuvieron que gastar luego que Marta sufriera un accidente, a meses de postular a la carrera de Medicina, informa KHOU.

Alondra se vio obligada a decidir si sacar sus ahorros y ayudar a su madre, o entrar a la universidad, por lo que pagó el tratamiento quedándose sin un “plan b” y sus sueños de ser neurocirujana iban desapareciendo.

Marta Carmona

La madre, sin estudios, trabajaba en la construcción, pero luego de accidentarse el tobillo quedó por meses sin poder moverse. No podían pagar el alquiler y llegada la pandemia por coronavirus, Alondra tampoco pudo seguir su empleo en una cadena de restaurantes para solventar los gastos. Los últimos $2.000 dólares se fueron en pagar las deudas, ya que era eso o quedarse en la calle.

Pero no sería suficiente. Deberían seguir viviendo y no había cómo conseguir dinero. Ilusionada, contó su historia en GoFundMe dejando en claro que las donaciones irían destinadas a pagar el alquiler, mientras la situación se normalice. Para sorpresa de ella, no solo fue ayudada por benefactores anónimos, sino también por la Universidad Barnard para iniciar sus estudios.

Alondra Carmona

En cuestión de horas recibió $167.000 dólares gracias a más de 4 mil donantes, pero lo que más la alegró, fue que la Universidad Barnard decidiera becarla con una ayuda anual de $60.000 dólares.

Alondra Carmona

“Considera mi pequeña donación como una inversión para que hagas del mundo un mejor lugar en el futuro”, publicó uno de los donantes. La historia de Alondra y su madre llegó a los corazones de muchos que se sintieron identificados con su sacrificio. La forma en que no dudó en poner a la familia por delante fue gratamente valorada y ahora, no solo podrá pagar el alquiler por un buen tiempo, sino que también podrá estudiar sin preocupaciones financieras.

Puede interesarte