Por Alejandro Basulto
25 febrero, 2021

Lo hace voluntariamente, todo para honrar a una de las personas que más quiso en su vida, y que lamentablemente, la pandemia se la arrebató.

La vida del mexicano Luis Enrique tuvo uno de sus quiebres más dramáticos cuando su padre falleció hace tres meses producto del COVID-19. Un hombre que dejó de vivir al igual que las millones de personas que en todo el mundo han sido víctimas fatales de esta pandemia.

Un deceso que marcó un antes y un después para este residente de Ecatepe, en Ciudad de México. Punto de inflexión que se debe a la promesa que Luis Enrique le hizo a su padre en el lecho de su muerte, asegurándole que desinfectaría distintos espacios en su nombre para ayudar a los demás.

@kenauribe / Twitter

Según lo que le contó a Telediario, poco después de tan triste deceso, este joven de Ciudad de México se compró una máquina desinfectante con el seguro que le dejó su padre antes de morir. Herramienta que utiliza una sustancia que sanitiza al estar hecha a base de sales cuaternarias. A diferencia de la máquina sanitizadora que la adquirió gracias a su papá, el desinfectante lo compra con los aportes voluntarios que recibe de las personas que llegan a conocer su trabajo.

@kenauribe / Twitter

Una labor por la que no cobra, ya que tiene como único fin y motivo, hacer realidad lo que le prometió a su padre y ayudar a las personas para que no se conviertan en víctimas de la enfermedad que le arrebató uno de sus seres más queridos.

Y fue cuando acudió a sanitizar en el centro cívico Melchor Múzquiz, en Ecatepec, uno de los lugares en los que se inocula a adultos mayores contra el coronavirus, cuando la periodista de Telediario, Kena Uribe, logró grabarlo junto con su equipo, viéndose emocionados por su historia.

Nadie sabe cuánto tiempo estará Luis Enrique desinfectando los espacios públicos de su ciudad. Capaz que sea hasta que estén todos vacunados o cuando simplemente la pandemia del COVID-19 deje de ser un peligro para la salud pública, pero está claro que al querer enorgullecer y honrar la memoria de su padre, estará un buen tiempo sanitizando y cuidando de los demás. Al mismo tiempo que acude cada vez que puede a las sedes que en que se aplican los tests para detectar el coronavirus, ya que sabe que debe cuidarse si quiere seguir cuidando al resto.

Puede interesarte