Por Felipe Costa
19 febrero, 2021

Álvaro Carrillo llevaba casi un año sin ver de cerca a su abuela. Pese a que hacían llamadas todos los días, no era lo mismo, y un día que ella le confesó estar triste, el nieto decidió ir hasta su departamento y quedarse en el pasillo con tal de alegrarle sus ojos.

Desde la llegada del coronavirus a prácticamente todo rincón del mundo, la vida de millones de personas ha cambiado. Hemos sido testigos de grandes cambios en tan solo un año, así como de impresionantes avances en la ciencia. Quién iría a pensar que en tan poco tiempo tendríamos una vacuna disponible para su uso en masa, una que permitirá no solo quedarnos tranquilos, sino también generar grandes reencuentros.

Apoyo- iStock

Álvaro Carrillo, es un joven español que sin dudas espera la vacunación como casi nadie. Hace aproximadamente un año, en el mes de marzo, comenzó el confinamiento en su país y desde ese entonces no ha podido volver a abrazar a su querida abuela, tampoco verla. Tuvieron que pasar casi 12 meses para que por fin se vieran las caras, pero conservando la distancia, contó en Twitter.

Aún no está permitido el contacto estrecho y Álvaro no quería poner en peligro a su abuela, parte del grupo de riesgo, sin embargo, la extrañaba tanto que no le importó ir a verla y sentarse en el pasillo de su piso con tal de tener una larga charla.

Álvaro Carrillo

La abuela le había escrito diciéndole que se encontraba muy triste. Si bien ella vive junto a una de sus hijas, ésta pasa casi todo el tiempo trabajando y la soledad le pesa. Entonces, el nieto se decidió por dejar las llamadas diarias e ir a verla para alegrarle el día. Se sentó fuera de su puerta y ahí se quedó un par de horas, emocionado por el reencuentro.

Apoyo – iStock

Abuela, prepárate para el abrazo que te voy a dar cuando te vacunen”, publicó en un tweet el nieto un tiempo atrás, cuando por navidad se confirmaba la aprobación de la vacuna. Aunque todavía no ha llegado la hora para que la mujer se vacune, Álvaro cuenta que se ha quedado tranquilo, pues lo hizo muy feliz ver sus ojos llenos de alegría. Ahora esperará tranquilo hasta que sea seguro verla nuevamente, confiado en que solo faltan un par de semanas para que ocurra.

Puede interesarte