Por Valentina Miranda
8 octubre, 2021

El joven inglés Dan James Clarke no lo pasó nada bien en su época escolar, sus acosadores no lo dejaban en paz y él dejó de ir a clases por esto. Con el tiempo, se hizo una cuenta de Instagram para hacer amigos, pero todo cambió a medida que obtenía más seguidores y lo llamaban para promocionar productos. Ahora es todo un experto en marketing.

Dan James Clarke es un joven de 20 años que vive en Lincolnshire (Inglaterra) y vive de un enorme éxito en las redes sociales, pero antes de eso su vida era muy diferente y triste.

Como reportó Mirror, cuando él iba al colegio y pasó a la secundaria, su día a día se convirtió en una pesadilla. Sus amigos de primaria no fueron con él a este grado y se sintió solo al enfrentar esto, sobre todo por el bullying que empezó a sufrir. “Los problemas realmente llegaron cuando fui a la escuela secundaria. Fui muy maltratado, física y emocionalmente”, dijo al medio.

Uno de los motivos que tenían sus abusadores para molestarlo era su físico, lo que significó diversión para ellos sin pensar en lo que él pudiera sentir al respecto. “Tenía dientes bastante grandes cuando era más joven, así que la gente me llamaba Bugs Bunny. También tuve manchas cuando era niño que me hicieron muy inseguro”, se sinceró a Mirror.

El acoso no paró, y le afectó tanto que pasó de obtener excelentes calificaciones a unas realmente pésimas, ya que había dejado de asistir por miedo a los siguieran fastidiando.

Instagram: @dan_clrk

Él siempre ha querido tener un grupo de amigos con los que pudiera sentirse libre y cómodo. La tecnología ha avanzado con el tiempo, y gracias a las redes sociales es más fácil encontrar personas que tengan cosas en común con uno. “Cuando entré en las redes sociales, vi gente que tenía muchos seguidores y quería algo de esa popularidad”, dijo a Mirror.

“Eventualmente crecí en seguidores, y seguí creciendo. Lo usé para aumentar la exposición, pero también conocí a otras personas y comencé a hacer amigos en línea”, contó al mismo medio. “Empezó a hacerme sentir genial”, agregó a la fuente.

Luego de configurar una cuenta de juego en Instagram, una empresa lo contactó para que promocione unas gafas para este tipo de actividades y ganó 136 dólares por hacerlo. “Nunca comencé una presencia en las redes sociales para ganar dinero, pero lo vi como una oportunidad para hacer algo con eso”, expresó a Mirror.

Instagram: @dan_clrk

Las llamadas de otras compañías siguieron aumentando, incluyendo TikTok cuando recién empezó y le pagaron solo por descargarlo. Sumado al resto de promociones, su situación económica mejoró bastante. “En ese momento trabajaba en un parque temático, pero volvía a casa y trabajaba en las redes sociales por la noche, cuando las cosas estaban más activas. Cobraba todos los días. Me permitió ayudar a mi madre también, lo que no podía hacer antes”, dijo al mismo medio.

Actualmente se dedica a hacer campañas de marketing para empresas, y es alguien seguro de sí mismo y capaz de lograr todas las metas que se proponga, una actitud que quiere incentivar en todos los niños que pasen por lo mismo que él en la escuela y, en cierto modo, agradece porque sin esa motivación no sería quien es hoy en día. “Aveces, lo que estás pasando será difícil, pero todo sucede por una razón y te convierte en quien eres”, dijo a Mirror.

Instagram: @dan_clrk

Es muy común que otros adolescentes traten de arruinar la vida de otro en la etapa escolar, pero hay que demostrarles que no nos definen. Sobre todo a uno mismo.

Puede interesarte