Por Constanza Suárez
16 octubre, 2020

Fidel Montoya asesora en sus tareas, resuelve dudas y hasta les da conexión a internet a los pequeños que no tienen en sus hogares para que puedan estudiar y seguir con sus clases en línea.

En agosto de este año, Fidel Montoya tomó una decisión y en un pequeño local puso tres mesas, sillas y un pizarrón para recibir a niños que necesitaran ayuda en lo académico. En medio de la pandemia las clases se han vuelto un problema. Actualmente el joven estudiante de la Unidad Académica de Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana en Ciudad de México da lecciones a 10 niños que buscan asesoría, resolver sus dudas e, incluso, por unos minutos de internet para enviar sus tareas. 

CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM

“Quien me motivó a enseñar de manera gratuita fue mi mamá, porque me comentó de un par de hermanos, de tercero y cuarto de primaria, cerca de donde vivo que no pudieron inscribirse al ciclo escolar porque no tenían televisión ni tampoco internet y eso me llegó porque me importa que los niños aprendan y sigan estudiando”, contó Montoya al portal Chilango.

Fidel está en octavo trimestre de licenciatura de Física en el plantel de la UAM Iztapalapa. A pesar de la carga académica propia, el joven organiza su horario para ayudar sin falta a los pequeños que lo necesitan. Pero esta no es la primera vez que lo hace, desde hace tres años, asesorías de Física y Matemáticas para estudiantes de secundaria; además, da clases de guitarra.

CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM

Producto de la pandemia, Fidel debió dejar el cuarto que arrendaba en Ciudad de México y trasladarse a Toluca, Estado de México, y comenzó esta labor con niños de tercero de primaria, cuarto año, sexto y segundo. 

Las clases de Fidel se volvieron populares, pero ya no daba a basto con la cantidad de niños. Entonces pidió en redes sociales ayuda de voluntarios y se sumaron otros siete jóvenes estudiantes de licenciatura. Además recibió libros y material académico de regalo de parte de profesores. 

CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM

“Aunque vean la televisión no es la misma forma de aprendizaje y no entienden. Un menor de cuarto de primaria llegó conmigo porque en la escuela en la que se inscribió ya habían pasado dos semanas del inicio de clases y no le habían dicho nada, ni dejado alguna actividad”, comentó Fidel. 

El estudiante enseña sobre las asignaturas de Matemáticas, Física y Español, pero con ayuda de los otros universitarios, también aprenden Ciencias, Español, Historia, Geografía y hasta un poco de Inglés.

CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM

“Como estudiante esta pandemia creo que ha ayudado a que seamos más autodidactas, estábamos acostumbrados a ir de manera presencial y ahí nos daban todo, pero ahora es diferente, hay maestros que prefieren más tareas que clases”, aseguró al portal mexicano.

Puede interesarte