Por Felipe Costa
10 febrero, 2021

Winnie Wanjiru probó más de cuatro años seguidos poder entrar al ejército de Kenia pero nunca fue aceptada. Se dio cuenta que era un problema de inclusión así que decidió que si su país no la quería, se iría a otro a probar suerte. Tras 5 años en las fuerzas estadounidenses ha demostrado tener gran talento.

En la vida vamos creciendo con la idea de cumplir nuestros sueños, pero a veces estos no son tan fáciles de alcanzar o no se logran como lo teníamos esperado. Es entonces que nuestra capacidad de resiliencia se ve a prueba, y quien mejor para hablar de ello que una Keniata, rechazada por su propio país para servir en el ejército pero acogida al otro lado del mundo, en Estados Unidos, demostrando además ser excelente en lo que hace.

Winnie Adipo

Por años, Winnie Wanjiru soñó con pertenecer al ejército de Kenia. Pasó por más de cuatro intentos y nunca fue aceptada. Según cuenta nunca se trató de aptitudes, sino por un tema de falta de inclusión. Después de tantos años de intentarlo, se dio cuenta que no valdría la pena seguir insistiendo, así que emprendió rumbo a otro lugar.

Por medio de las políticas de inclusión que tiene Estados Unidos con algunos países africanos, Winnie optó a la llamada Visa Verde en 2015. Un año después presentó su solicitud para el ejército y para su sorpresa, fue aceptada.

Winnie Adipo

La keniata no lo podía creer, al fin tenía un cupo dentro de tantos hombres y mujeres y pese a que no era en su país, se sentía sumamente orgullosa de lograr algo que en sus tierras jamás habría sido una realidad. Hoy, tras 5 años, ha logrado ser ejemplar, llegando incluso a ocupar el rango de Sargento de Estado Mayor.

“Ser africana y una mujer en el ejército requirió mucho para avanzar, pero las cosas son más fáciles en estos días gracias a programas como la inclusión de la diversidad y el liderazgo que ofrecen más oportunidades para explorar”.

–Winnie Adipo a Tuko

Winnie Adipo

Hace tres año Winnie encontró el amor, casándose con Denise Adipo, con quien tiene un hijo. Su esposo es su sostén emocional, quien la consuela y le permite desahogarse del acelerado ritmo que conlleva la gran responsabilidad de pertenecer a un ejército tan grande.

Winnie Adipo

Winnie aconseja a los hombres y mujeres de Kenia que si quieren buscar la vida tal y como ella lo ha hecho, que lo hagan siempre por el camino legal, aunque pueda ser burocrático y lento, pues asegura que es la mejor manera de que programas de inclusión y diversidad en el país norteamericano se sigan promoviendo.

Puede interesarte