«Ummm, ¿¡¿una desconocida quiere caminar con mi bebé gritando por el pasillo?!?».

Volar en avión con un bebé es difícil. Nunca lo he vivido siendo la responsable de un pequeño, pero ser una persona pasiva en la situación ya es bastante desagradable. Admitámoslo: cuando vemos entrar un bebé al avión en que estaremos encerrados por 8 horas, rogamos porque no se siente cerca.

Son seres hermosos, pero sus pulmones son bastante eficientes incluso a corta edad.

Whitney y Geoff Poyntz sabían lo que podía pasar cuando subieron con su hija de cuatro meses a un avión que los trasladaría desde Vancouver a Calgary. Era el vuelo 1475 de WestJet y estaban tranquilos porque su pequeña se estaba portando muy bien.

“ Nuestra hija estaba durmiendo cuando abordamos así que pensamos que sería un vuelo muy fácil, hombre, estábamos muy mal…”.

-Whitney, en una publicación de Facebook-

Su pequeña se despertó al rato y comenzó el “infierno”, como ella misma lo llamó. Sin embargo, la buena disposición de una azafata lo arregló todo.

Lee su historia a continuación:

“No estoy segura si eran gases o quizás la presión, pero no teníamos un bebé feliz. Desafortunadamente estos asientos no están hechos para acunar o tratar de hacer dormir a un bebé. Sintiendo las miradas de odio de los demás, con el sudor cayendo en nuestras frentes tratando de hacer que volviera a dormir, llegó la héroe del día… una azafata llamada Ashley.

Ashley se acercó a nosotros y nos preguntó si podía tomarla y caminarla por el pasillo… lo primero que pensé fue ¿¡¿Ummm una desconocida quiere caminar con mi bebé gritando por el pasillo?!? Pero ella lo hizo y la calmó. No parecería mucho, pero la experiencia fue increíble.

Nunca pensaría que alguien haría eso, ofrecerse para llevar a tu hijo gritando, porque eso hizo. Westjet (Ashley), me gustaría agradecerte mucho por el servicio al cliente (susurradora de niños) que nos dieron, de verdad son la mejor aerolínea».

-Whitney Poyntz, en su publicación-

Whitney agradeció a Ashley a través de un texto que publicó en la página de WestJet, mensaje que cuenta con miles de compartidos y gran cantidad de comentarios:

«Con todas las historias de terror que hemos visto es bueno leer de una buena».


«Esto es increíble – y significaría mucho para los padres de ese pequeño bebé».


«Increíble, estaba en un vuelo nocturno de Vancouver a Londres y había un bebé viajando solo con su papá. Lloró gran parte de la noche. Quería ofrecerle caminar pero acobardé por el factor de que soy una desconocida, además de que el llanto podría ponerse peor en luegar de mejor».


«WestJet no es quien merece el crédito, sino que la azafata considerada. ¿Crees por un minuto que WestJet anima a sus empleados a hacer esto? Nada contra WestJet pero creo que quien merece el crédito es la chica».


«Esta es una bella historia… genial!!».


La publicación ha sido compartida más de 8 mil veces, lo que nos demuestra lo lejos que puede llevar una pequeña buena acción.

Además, la historia de Whitney, Geoff y su bebé surge pocos días después de varias polémicas referentes al trato de las aerolíneas a sus pasajeros, esencialmente por casos de personas que han sido bajados violentamente de sus vuelos.

¿Qué opinas?

Puede interesarte