Por Maximiliano Díaz
27 febrero, 2018

También ama la música, y ha luchado incansablemente para cumplir su sueño de ser cantante, pero parece ser que ya nadie quiere escuchar rancheras.

«Coco» es la película de animación del momento. Reventando las taquillas del mundo, la cinta trata sobre un pequeño niño mexicano, Miguel Rivera, que tiene el único sueño de ser músico. Su talento para la guitarra es increíble, pero su familia, de oficiosos zapateros que no darían jamás espacio para la música en sus vidas, no están dispuestos a permitírselo. Entonces, Miguel emprende un viaje al mundo de los muertos en búsqueda de respuestas artísticas, personales, y familiares. 

Disney Pixar

En muchas ocasiones pensamos que estos personajes parecen materializarse y existir solo en la dimensión de la animación. Sin embargo, no hay que dejar jamás de recordar a las personas detrás de sus voces. Sobre todo en este caso, ya que la historia del pequeño Luis Ángel Gómez Jaramillo, el niño que prestó la voz para Miguel, es igual de inspiradora que la del pequeño que sueña tocar la guitarra en el mundo de los muertos. 

Según el pequeño Luis:

«Me identifiqué mucho con el personaje, quizá también por eso lo hice».

Instagram/luisangeljaramillo_oficial

Y es que las similitudes entre ambos resaltan de inmediato. Miguel busca llegar a ser como su ídolo, el ficticio y aclamado músico y actor Ernesto de la Cruz; y Luis Ángel, a pesar de tener otros referentes, busca algo bastante parecido, ya que el pequeño también desea triunfar en la música. ¿Su inspiración y modelo? Pedro Infante. Un músico y actor mexicano nacido en 1917, y fallecido en 1957. Las fechas parecen bastante concordantes con las de Coco, ¿cierto?

Luis Ángel se dio a conocer al mundo gracias a su participación en el reality musical «La Voz Kids». Y el registro del programa, aún en Youtube, fue lo que ayudó a los productores de «Coco» a llegar hasta el muchacho, invitándolo a realizar una audición en 2017. Según la madre del muchacho de 13 años:

Los primeros castings fueron dolorosos para él. Antes de ‘La Voz Kids’, hizo audición para el programa ‘Pequeños Gigantes’, pero a él le gusta la ranchera, no otra cosa, y en esos concursos te piden que cantes otros géneros».

Así, Luis no logró llegar hasta la etapa final de «La Voz Kids», pero lejos de desanimarse, siguió tocando. Probablemente fue por esa misma perseverancia, y el amor hacia la música por encima de la fama, que le llegó la oportunidad de interpretar al estelar de la película que habla de la fiesta mexicana más famosa en el mundo. Él también dio, lleno de emoción, su testimonio sobre su experiencia:

«Me dijeron [el director Lee Unkrich, el codirector Adrián Molina, y la productora Darla Anderson] que no fue nada fácil hacer este personaje. Que no fue fácil hacer el doblaje, y que ya soy parte de Pixar».

Instagram/luisangeljaramillo_oficial

Luis Ángel ya había tomado antes algunos cursos de actuación y, por supuesto, de música, sin embargo, «Coco» significó su primera incursión en el mundo del doblaje. Según él, a pesar de la emoción, también fue algo difícil poder adecuarse a esto:

«La verdad yo no sabía nada de doblaje, y fue de un día para otro. Puse en Youtube ‘cómo hacer doblaje’, y ahí te daban unos cuantos consejos».

Una de las pocas diferencias que existen entre Luis Ángel y Miguel, es el apoyo familiar para lograr su sueño de ser músicos. A Miguel, su abuela le prohíbe tajantemente acercarse a la música; y su familia, matriarcal y respetuosa por los mayores, sigue su palabra fielmente. Pero Luis Ángel ha tenido la suerte de tener una madre que lo apoya, y ha sido un enorme motor para continuar en su lucha. Ella dio su propio testimonio de cómo ha sido acompañar a su pequeño en este sueño:

«Me criticaron mucho. Primero, por ser madre soltera, y luego por apoyarlo en su sueño de ser cantante. He hecho de todo con tal de ayudarlo. ¡Hasta subirme a un escenario a cantar con él para demostrarle que no debe tener miedo!».

Instagram/luisangeljaramillo_oficial

Hoy, «Coco» es la película más vista en la historia de México. Ha recaudado más de 56 millones de dólares en el país. Sin embargo, y a pesar de la enorme riqueza del estudio, la vida del pequeño Luis y su madre, sigue transcurriendo en paz en San Francisco del Rincón, Guanajuato.

Ha habido apenas pequeños cambios en su vida. Uno muy feliz, es que ahora, «El Gallito de Oro», como se autodenominó, es un personaje constante de las ferias populares en México.

La cinta, por otro lado, sigue sumando premios: 11 Annie Awards, un BAFTA, y un Globo de Oro. Como muchos de nosotros sabemos, «Coco» es la favorita para llevarse el Oscar a Mejor Película Animada, y muchos también esperan que se lleve el premio a Mejor Canción Original por «Recuérdame». Ese será un día decisivo para Luis Ángel y Miguel.

Puede interesarte