Por Moisés Valenzuela
5 noviembre, 2018

Alexa Moreno es la primera mexicana en subirse al podio en un campeonato mundial de gimnasia.

Alexa Moreno no lo pasó bien en 2016. Tras una discreta pero digna presentación en los Juegos Olímpicos de Río, los aficionados criticaron su “perfil”, asegurando que no encajaba con el de una gimnasta.

En esa ocasión, la competencia reunió a las mejores atletas del mundo y sus presentaciones en salto, barras, viga y suelo estuvieron a la altura. Pero al parecer, para algunos no fue suficiente y antes que cualquier cosa prefirieron criticar su estado físico.

“Me sentí triste, sí me dolió. No soy un robot que no siente”, dijo en esa oportunidad a la BBC.

Mexsport

Sin embargo, lo que siguió a ese episodio sólo fue esfuerzo y perseverancia: la gimnasta oriunda de Mexicali no dejó de entrenar y de perseguir su sueño. Y lo consiguió.

Twitter @DohaGym2018

En una nueva versión del Mundial de Gimnasia Artística, esta vez en Doha, Qatar, Alexa se convirtió en la primera mexicana en subirse al podio y obtener una medalla.

La atleta se quedó con el tercer lugar en la competencia de salto de caballo, obteniendo una puntuación global de 14.508, sólo quedando detrás de la canadiense Shallon Olsen y la estadounidense Simone Biles.

La presentación de Alexa fue excelente. Acalló todas las críticas de quienes se referían a su cuerpo.

Twitter @DohaGym2018

Ahora, el panorama es distinto. Los comentarios negativos se han transformado sólo en elogios. “Felicidades hermosa”, “Eres una gran inspiración para muchas niñas”, “Orgullo de que seas mexicana”, son algunas de las declaraciones que se pueden leer en redes sociales.

Sin embargo, todo lo vivido por  Alexa evidencia las constantes situaciones de discriminación que viven a diario algunas personas. Pero la gimnasta demostró que la apariencia no tiene nada que ver con el talento que las personas esconden. Si no, pregúntenle a la medalla que ahora cuelga de su cuello.

Puede interesarte