Por Alejandro Basulto
26 junio, 2019

Su hermana la invitó y no lo pensó ni un segundo. Ha engordado 35 libras desde la muerte de su esposo.

Perder a la persona que uno más ama en el mundo, es una de las sensaciones más duras en la vida. Quien ayudó para que los días fueran más bellos y las noches menos solitarias, se va, y con esa persona, todos esos grandes momentos. Y así lo vivió Toni, quien contó el peculiar desarrollo del funeral de su esposo en Love What Matters.

Toni Z

Ella perdió a su esposo en un accidente de motocicleta. Un automóvil pasó a llevar la rueda trasera de su moto, ocasionando que se diera vuelta hacia adelante, aterrizando con su cabeza. Llevaba casco, pero la velocidad en que iba era demasiada.

Durante los dos días siguientes, estuvo en el hospital, todavía respirando. Le rogué, rogué a dios. Pero no fue suficiente. Murió, tres días después del accidente, debido a una hemorragia interna en su cerebro. No pudieron salvarlo. El amor de mi vida se había ido.

– contó Toni en Love What Matters.

Toni Z

Durante los días siguientes ella estuvo sumamente deprimida. Miraba las últimas fotos de su marido, entre ellas, una en el ataúd, y temía que algún día esas imágenes se apoderaran de los recuerdos que ella tiene de él. Y al mismo tiempo, el silencio de la casa y el recuerdo de cualquier señal de vida que anteriormente daba su esposo, invadían su día a día.

Finalmente llegó el día del funeral y ella se puso un vestido negro, como suele ser el protocolo. Había mucha gente, personas que ella conocía y otras que no. Trajo un poema para leer, el de ambos, pero su hermana tuvo que leerlo, no logró hacerlo ella.

Toni Z

Y escuchó de personas que no conocía, lo que menos esperaba oír en un día tan triste. «Están poniendo a su marido en el suelo. Uno pensaría que ella habría perdido unos cuantos kilos más y se habría puesto un vestido más bonito», fue lo que oyó Toni por parte de una de los asistentes. Y ella se avergonzó, se sintió insegura. Pero su hermana vino a su rescate.

«Bueno. Nuevo plan. Entiérralo y luego vamos a comer 20 hamburguesas»

– le dijo su hermana

Toni Z

Sonrió y el comentario logró aliviar el insulto. Además que de verdad se fueron a comer. Tras el funeral fueron a un puesto de hamburguesas llamado In-N-Out. Comió 5 hamburguesas y papas fritas, y se las dedicó a la mujer que criticó su peso. Como también las 35 libras que ganado desde la muerte de su marido.

Puede interesarte