Por Cristofer García
20 noviembre, 2020

Giorgos había recorrido 4 bancos distintos sin poder obtener su pensión, por la crisis económica que atravesaba el país en aquella época. Ante el desespero, se derrumbó en llanto. Pero ayuda inesperada llegaría.

Cuando se está en las peores crisis, a veces pueden aparecer personas a salvarnos la vida. Ya sea con unas pequeñas cosas o con algo realmente grande, así como le sucedió a este abuelo en Grecia, al que le tendieron la mano luego de colapsar en llanto en las afueras de un banco, por verse limitado en recursos económicos.

Giorgos Chatzifotiadis, de 77 años, no soportó la impotencia y angustia provocada por la crisis económica que atravesaba este país europeo en 2015, por lo cual solo se arrojó al suelo a llorar, para desahogare, ya sin fuerzas.

AFP

Esto ocurrió en la ciudad de Salónica, donde Giorgios había hecho fila para retirar su pensión semanal de 120 euros en al menos cuatro bancos. Sin embargo, debido a la crisis del país, que produjo alta demanda en las entidades bancarias, se le hizo imposible cobrar su dinero. Luchó hasta el punto de derrumbarse en el suelo.

Aunque esta historia ocurrió en 2015, la solidaridad que hubo con este abuelo hace que valga la pena recordarla. La fotografía de Giorgios se hizo rápidamente popular en redes sociales y llegó hasta alguien que cambiaría la vida de este anciano.

AFP

Se trata de James Koufos, un director ejecutivo de finanzas que reside en Australia, quien casualmente reconoció a Giorgios de inmediato, por ser un buen amigo de su padre fallecido. Tan rápido como pudo comenzó a buscarlo para ir hasta Grecia y ayudarlo.

AFP

“¡Este hombre es un viejo amigo de la escuela de mi difunto padre! Pagaré la pensión de este hombre durante más de 12 meses. Tanto como sea necesario. ¿170 euros a la semana? ¡Le daremos 250 euros! ¡Nunca permitiré ver morir de hambre a un compañero griego orgulloso y trabajador!”, escribió Koufos en Facebook, según reseñó Daily Mail.

Daily Mail

Este generoso hombre de negocios quiso dejar claro que no era algo para centrarse en él, sino en el viejo amigo de su padre, con quien se crió en el mismo pueblo en Grecia. Con el dinero que heredó de su padre ayudaría a su amigo, como él hubiese hecho.

Puede interesarte