Por Alejandro Basulto
20 junio, 2019

Para Victor Küppers, quien es un divulgador y referente de la psicología positiva, una de las diferencias está en que una es don y la otra es una elección.

Constantemente se motiva a los niños a ser más estudiosos, a saber lo más posible, a que tengan mejores notas. Y lamentablemente, no es igual a la hora de buscar de que se relacionen de manera virtuosa con sus pares. No hay muchos funcionarios del colegio o individuos entre sus mismos padres y familias, que estén tanto preocupados de que aprendan más, como también de que sean más amables.

La Vanguardia

Y para el doctor en humanidades y conferencista estrella en cuanto a psicología positiva, Victor Küppers, esto está mal. Debido a que se está premiando excesivamente a la persona que es más inteligente, mientras que a la persona que es más amable se le está ignorando o simplemente, no valorando de la manera adecuada.

Para él, ser amable tiene mucho más mérito que ser inteligente. Debido a que, tener mayor inteligencia es un don, es suerte, explica Küpper. Mientras que ser amable, ser una buena persona y ayudar a los demás, es una elección. Y luchar para ser la mejor persona que uno pueda llegar a ser, es lo que le hace a uno sentir más alegre.

Pixabay

«Hay un culto excesivo a la inteligencia», declaró Küpper, según consigna La Vanguardia. Y esto lo explica con que «un tonto motivado es un peligro», pero ser inteligente y no ser bondadoso, nos conduce a un mundo inmoral, carente de ética y perverso, «donde solo importan los beneficios».

Él señala que el conocimiento y la experiencia son importantes, pero «la clave está en la actitud». Que no se reduce a ser optimista y simpático, sino que también trata de ser alguien luchador, trabajador y por, sobre todo, «bueno». Y entendiéndose este último concepto con respecto a ser una persona honesta, generosa, misericordiosa, y con otras cualidades más.

La Vanguardia

Por último, para Küpper, «todo el mundo tiene el potencial de ser bueno». Todos pueden sacar lo mejor que llevan dentro. Siendo lo necesario, las ganas y el actuar. Debido a que para él, ser una persona buena sin significarse, sin reivindicar la dignidad de las personas, es egoísta y cobarde.

Puede interesarte